31 dic. 2008

Un año más

Tengo un colega que está deseando que termine este año para hacer borrón y cuenta nueva.
Se puede decir que ha tenido un año nefasto en varios aspectos, pero ayer mismo me hablaba de este tema con una jovialidad pasmosa. Parecía que sí, que la llegada del nuevo año haría desaparecer todos sus males.

Por otro lado, hay gente que a estas alturas, echa la vista atrás y se plantea lo que ha dado de sí el año.
Pararse a pensar y a hacer balance es algo positivo, yo lo hago a menudo. Es la única manera de darse cuenta de ciertas cosas que la cotidianeidad hace que pasemos por alto...

Pero...

Si hay alguien por aquí que espera ver cómo me limito a listar mis intimidades, mis logros y mis fracasos es que aún no me conoce lo suficiente.

Hoy no. Delante de la franja blanca de la pantalla no.

En este momento prefiero contar la vida por segundos, en lugar de por días, meses o años. Y hacia adelante, en lugar de hacia atrás. Ser consciente del contínuo pasar de mi tiempo en la Tierra, que no se detiene. Entender por qué genios como Da Vinci solían dormir a intervalos de dos o tres horas... ¡Vivir, ostia!

No midais vuestra vida. Disfrutadla sin más.

Bueno, y ya sabeis lo que se suele decir... por si no nos vemos... feliz año nuevo.


24 dic. 2008

El extraño sentido de la Navidad


La navidad, lejos de ser lo que propugnan las películas de las cuatro de la tarde o las profesoras de religión, no es una época de paz y amor, en la que todo el mundo convive en armonía.

Desde Puro olor a incienso nos hemos propuesto desmitificar esos supuestos tan apegados a nuestro folclore.
Éste es el resultado:

-La navidad es la época en la que tus hijos te imponen que les compres ese videojuego ultraviolento (ahora con disparos en alta definición) que tanta ilusión les hace y que tan felices les hará.

-La navidad es la época en la que puedes emborracharte y fumar delante de tus familiares sin parecer un vicioso.

-La navidad es la época en la que las ONG's invierten mayor capital en campañas de publicidad, ya que cuanto mayor sea tu espíritu navideño, peor y más pusilánime te sentirás si ves sus anuncios y no colaboras.

-En Navidad las guerras, el hambre, la pobreza, la humillación, las injusticias no cesan, ni siquiera se toman un respiro.

-Realizar algún acto carnal, en navidad, ya sea con uno mismo o con terceras personas no es pecado.

-Los Reyes son los padres.

Aceptémos la navidad por lo que es: Una época con más gasto lumínico, más turrones, menos responsabilidades, menos trabajo, más besos y felicitaciones, más hombres-pingüino y chicas pasando frío...

Disfrutad de ella tal y como venga.

Dad amor y tened una feliz lo que sea.

23 dic. 2008

Coge el dinero y corre

Corro. Estoy corriendo.
Casi puedo notar cómo el corazón late en mi garganta en un difícil intento de escapar por mi boca.

Atrás quedó todo: la familia, los amigos, el trabajo, la hipoteca, las facturas... En este momento en lo único que pienso es en correr. Más y más rápido. Más y más lejos.

El móvil lleva sonando desde que salí de casa con la excusa de ir a comprar cava. En cantidades industriales. Y lo compraré. Tan pronto como me encuentre a miles de kilómetros de aquí, tal vez tumbado, bronceándome bajo el sol del Caribe.

Doblo esa esquina. Desciendo calle abajo en dirección a la estación de tren. El próximo sale en doce minutos y he de darme prisa.

Me siento observado, hay una señora detrás de mí que parece que haya acelerado el paso en mi dirección ¿sabrá algo?

El móvil sigue sonando. Entro a la estación. No hay nadie en la taquilla, de modo que me decido por entrar en la cafetería a preguntar. He de comprar el billete inmediatamente.

Hay algunos parroquianos siguiendo el sorteo por televisión. Se ven las típicas caras de decepción a las que uno está tan acostumbrado año tras año. ¡Qué infelices! Si supieran quien acaba de entrar por la puerta...

Ahora están hablando del número ganador del Gordo de este año... el número...
Una terrible visión ha tornado densa mi sangre. En un rápido gesto echo mano a mi cartera y extraigo un décimo doblado. Compruebo lo que ya es el más cruel de los temores hecho realidad...

Por un número... por un número..., -sollozo-. ¡¡¡Mierda... ¿por qué tenía que acabar en cinco?!!!

Mi móvil vuelve a entonar su melodía. Suena la novena de Beethoven. Es mi mujer. Contesto.

-Eh, oye, dime..., -digo intentando aparentar serenidad-.
-¿Nene? ¿qué pasa que no contestas?
-Nada, perdona, lo tenía silenciado.

-Ah, bueno, oye, que no compres nada, que no nos ha tocado la lotería. La abuela que está cegata perdida. Yo no se quien le ha dicho a ella que comprobara los números...

Hola familia. Hola amigos. Hola trabajo. Hola hipoteca. Hola facturas...

-...Vaya hombre, no jodas, -digo simulando sopresa-.
-Pues sí hijo, lo de ser millonarios tendrá que esperar para otro año... Bueno, lo importante es que tenemos salud ¿no?.
- Sí... salud...

Está bien tener salud.

17 dic. 2008

Frases... de libro (10)


"En una sociedad cerrada en la que todo el mundo es culpable, el único delito es que te cojan. En un mundo de ladrones, el único gran pecado es la estupidez."

De Miedo y asco en Las Vegas (De Hunter S. Thompson)

14 dic. 2008

Cosas del lenguaje (Superman vs Superhombre)


El lenguaje (código de comunicación universal) a veces supone un obstáculo para hablar de ciertos temas, que (pretendidamente o no) han ido siendo demonizados por la sociedad o los medios de comunicación.

Veréis, el otro día cayó en mis manos una biografía de Nietzsche. Un tipo interesante, al parecer. Yo lo desconozco, ya que gracias a la consabida L.O.G.S.E. nunca llegamos a pasar de Santo Tomás de Aquino en las clases de filosofía del instituto (casi, casi, rozamos a Kant con la punta de los dedos).

Bien abro el libro y me llama la atención una frase suya a modo de corolario:


-“Yo no soy un hombre, soy dinamita”.-


No me lo puedo creer, un filósofo que dice algo como esto y… ¿yo me lo perdí en su momento?

Para mí, Nietzsche era un pedazo de tostón en aquella época (y Kant, y Descartes…).

Se me antojaban complejos, retorcidos, extraños, sin fuste…

Como el sistema educativo viene resultando así de precario, todo lo que se de filosofos (incluído Nietzsche) ha tenido que surgir de mi propia iniciativa lectora.


Hay un concepto que me resulta especialmente llamativo en Nietzsche: La idea de Superhombre.

Un Superhombre, según nos cuenta la wikipedia, es aquél que no se deja llevar por la multitud. Un hombre que huye de las ideas impuestas, que lucha contra ellas valiéndose de su propio individualismo, su propio razonamiento o su propia moral.

Un hombre que no se resigna ni se conforma ante lo que sucede a su alrededor.

Esto lo dejó dicho Nietzsche a finales del siglo XIX en obras como Así habló Zaratustra, Ecce homo y El Anticristo.


Hasta aquí todo bien.


Más de un siglo después la situación es ésta:

-El Hombre sigue resignándose y conformándose ante lo que sucede a su alrededor.

-El Hombre sigue dejándose llevar por el pensar popular de la masa.

-El Hombre sigue ateniéndose a morales religiosas milenarias, contrarias a las ideas de Nietzsche.

-Hay un gran número de personas que desconocen el ideal del Superhombre.

-Hay muchísimas más personas que sí conocen a Superman.


Sí, Superman.


Superman es un personaje de cómic aparecido por primera vez, cuarenta años después de la publicación de los libros de Nietzsche (1938).

Superman es un tipo que tiene capacidades como volar, emitir rayos caloríficos con la mirada, superfuerza, visión telescópica y microscópica, supervelocidad, capacidad anti-envejecimiento y lo más importante: Lleva un colorido traje con capa, con una “S” en la pechera y con los calzoncillos por fuera…


Si tú le comentas a alguien que estás leyendo a Nietzsche lo más probable es que se alejen de ti, mirándote raro. Una semana después, posiblemente se hayan buscado nuevas amistades, a las que les contarán cómo un día apareciste con un libro y se te fue la olla.


Si tú le comentas a alguien que has descubierto el concepto de Superhombre y que te parece interesante, lo más probable no es que les des miedo. Lo más probable es que se rían en tu cara y te recomienden que pruebes a lanzarte desde una cornisa para demostrarles tus superpoderes. (Esto vendría a suceder por el parentesco lingüístico entre ambos términos).


Siendo como es el término Superman análogo a Superhombre (en inglés)… ¿Deberíamos considerar que Superman eclipsó (o mejor dicho) mató al Superhombre de Nietzsche?


(Para ejemplificar más visualmente lo que os digo os propongo que echeis un vistazo a este anuncio que a muchos os sonará. Mirad la cara de asco de la señora: es todo un altavoz de la sociedad)

12 dic. 2008

Alzando la ceja, conquistando el mundo


Se cuenta (está escrito en clave en el apartado del número 4 de la CDU) que hace muchos, muchos años los bibliotecarios eran los amos del mundo.
Ya fuera en papiros, pergaminos o en tablillas con escrituras cuneiformes se almacenaban, en aquella época, todos los saberes y conocimientos.
Aquellos primeros bibliotecarios, conocedores del poder de toda aquella valiosa información, restringían celosamente el acceso a estos documentos, para que nadie supiera lo que en ellos había escrito.

Todo se vino abajo con el incendio de la gran biblioteca de Alejandría. La verdad oculta tras aquella historia es que el pueblo se nos rebeló. Hartos de vivir en la ignorancia y a causa de nuestra actitud intransigente y totalitaria fueron a buscar a aquellos poderosos, que ardieron junto a sus papiros, convirtiéndose en los primeros bibliotecarios mártires de la historia.

Pero éramos una raza no condenada a la extinción y bajo la excusa de crear bibliotecas públicas y ordenadores de libre acceso conseguimos ganarnos de nuevo la confianza de la gente.

A día de hoy pasamos nuestras proclamas bajo mano, organizándonos, dando forma al plan perfecto que nos devolverá de nuevo al lugar que nos corresponde.

Mientras tanto, seguimos maltratando a los usuarios a golpe de CDU, dando muestras de nuestra propia superioridad con cada alzamiento de ceja... Hoy es esto. Mañana no habrá OPAC que os salve... ¡La Dominación Mundial Frikitecaria está cerca! ¡¡¡Arrepentíos!!!

----

Bueno, esto no es más que una excusa para comentaros que los compañeros de Frikitecaris han organizado un concurso consistente en formar frases o textos a partir de los títulos que aparecen en los lomos de cada libro.

Yo también concurso, con los siguientes proyectos:

-Un día volveré, pisando los talones, de parte de la princesa muerta-.


-El enigma del fin de la humanidad: Cómo enseñar a sus hijos a ser responsables más allá de la batalla.-



-Lo raro es vivir, en salvaje compañía, una dulce manera de morir.-


Así que nada, os invito a que os paseis por su blog y, de paso, voteis por mí for presid... o sea, para ganar la camiseta frikitecaria que se entregará al ganador. Muy importante: leed las normas antes de votar, en ellas explican la asignación de puntos y a cuántos proyectos se puede votar.

Si no haceis lo que os digo, ateneos a las consecuencias. Puede que sea yo quien esté tras el mostrador la próxima vez que acudais a la biblioteca... jajajajaJAJAJA!!!...

11 dic. 2008

Queridos reyes magos...


Bueno, ya en las fechas en las que nos encontramos era raro que mi hermana no se acercara con su inocencia pueril a preguntarme qué es lo que voy a pedir a los reyes.

Le he explicado que este año con la crisis está jodido el asunto, aunque, bueno no con esas palabras.

Aún así me ha hecho pensar y me he sentado a dedicarle cinco minutos a mi carta para sus majestades:

A SS.MM los señores Reyes Magos.

Este año me he portado bien, cojonudamente bien (eso ya lo sabeis de sobra que pa' algo sois los
Reyes), así que he decidido ser algo más exigente que otros años y pediros una serie de cosas que me gustaría recibir por navidad.
En primer lugar desearía que
Iberdrola siguiera cuidando tan bien al medio ambiente (chico, es que no hacen otra cosa).
También me gustaría que
McDonald's siguiera alimentándome de forma tan sana, esto me interesa especialmente, a ver si para después de navidades pudiera pasar el trance de la dichosa hipercolesterolemia ésta...
¿Qué más? Ummm... ya, os pido también que
Telefónica se preocupe este año (como ha venido haciendo todo este tiempo) de que pueda felicitar a los míos a base de ráfagas de sms y llamadas que colapsan líneas, ¡ah! y Dios bendiga el menage a trois de Telefónica.
Hablando de todo un poco, ¡Por Dios! os ruego que
Durex siga aportándome experiencias orgasmo-alucinógenas... ¡Y con la mayor seguridad!
Bueno y por último, sólo me queda pediros mucha felicidad para mí y para los míos.
Por supuesto,esto se lo encomiendo a
Coca-cola que es lo suyo...

Atentamente,
Eric F. Luna

P.D. Lo de la Paz mundial y el fin de la pobreza lo dejamos si acaso para otro año ¿vale?

Frases... de libro (9)

"Si quieres hundir a un tío, basta con encender un pitillo en mitad del polvo. La verdad es que los hombres no me gustan sexualmente. Lo que me vuelve loca son las tías. Me encanta follar con una mujer orgullosa y bajarle los humos, hacerle ver que no es más que un animal."

De Yonqui (William S. Burroughs)

9 dic. 2008

El blues de los viejos olvidados

Su historia es triste. Aunque no de la clase de tristeza de aquellas desdichadas canciones de amor, que lloraban a amores no olvidados, en sombrías tardes de lluvia.
(Os recomiendo que acepteis la compañía, de nuevo, del Sr. Waits para esta historia)



Toda la vida adquiriendo la sabiduría necesaria. Imaginaos, toda su existencia anhelando poder abarcarlo todo en su pequeña cabecita plana.
Aprendiendo, también, de lo mostrado.
El que sabe enseña al ignorante. Es la ley de la naturaleza, los conocimientos han de transmitirse para la supervivencia de la especie e ir así acumulando experiencia.

Cuando aún eran jóvenes provocaron admiración entre los chicos y alguna que otra inevitable sonrisa picarona, por parte de ellas.
Seducían a la gente. Algo que pocos consiguen.

Sin motivo aparente, el tiempo acometió junto con sus estragos y sin saber por qué dejaron de ser atractivos a los ojos de la gente y sus teorías comenzaron a parecer obsoletas. La gente ya no quería escucharlos.

En el lecho de vejez, la inminente llegada del Fin es sólo cuestión de tiempo. Una anatomía demasiado ajada, un aspecto deslucido... En su interior, aún alberga cada uno de ellos todo su conocimiento de antaño, celosamente, como si pretendiera llevárselo al más allá...

...Aunque eso nunca evitará que finalmente sea confinado en una caja con rumbo a...

...a alimentar a los gusanos para disfrute de las generaciones venideras.
Unos serán mejores que sus antecesores. Muchos no llegarán a ser ni la sombra de lo que fueron.


Para los profanos: esto es lo que en argot bibliotecario se conoce como expurgo...
Yo lo llamo funeral.

6 dic. 2008

Un post desidioso

Este es un post que escribo con toda la desidia del que tiene ganas de acostarse pero, en vez de eso, vacila y se plantea ¡coño, escribe algo! ¡hazles sentir cómo te sientes ahora mismo!...

Ahora mismo estaba escuchando un tema de Tom Waits, uno de esos temas que te ponen los pelos de punta, que te trasladan hasta un cuento lisergico y estrafalario, la madriguera del conejo,

y de repente...

De repente, me he acordado de una de las últimas ocasiones en las que un colega me sorprendió (gratamente):
Hasta hace no mucho yo trabajaba en una revista cultural y en uno de los últimos números en los que participé en la decisión de contenidos, nos planteamos escribir sobre dicho músico en concreto, a raíz de su primera e histórica actuación en España .

Bien, tenía el tema y tenía al hombre perfecto para esta misión. Mi colega aceptó encantado la propuesta, pero se retrasó tanto en pasarme el artículo que tuvimos que publicarlo un número después de la fecha prevista.

Yo pensaba que había tardado tanto porque no había sido capaz de escribir algo que le convenciera del todo. Por supuesto, me equivocaba.
Al cabo de un mes me hizo llegar un texto que me hizo abrir los ojos de par en par un par (valga la redundancia) de veces.

Os reproduzco un pequeño fragmento del escrito:

(...) Son las 21:30, los espectadores van tomando asiento, la función va a dar comienzo de un momento a otro y en el aire se respira la emoción del que va a ver algo único e irrepetible como es a Tom Waits en directo.

El fórum de Barcelona se impacienta, son las 21:45, he tenido suerte, tengo asiento en la fila ocho, el escenario esta cerca, el momento tambien, el fórum se impacienta y responde con pisotones, todo el tarimado comienza a vibrar, a bramar, todo comienza a temblar, treinta y cinco minutos después de la hora prevista, todo estalla en un silencio ensordecedor, la gente silba y aúlla, Tom Waits, “el iluminado”, sale a escena, el maestro de ceremonias, el presentador de circo.

Da comienzo a la funcion tocando la tríada de temas que hasta la fecha ha ofrecido en esta gira, “Glitter and Doom”.

Sobre un escenario que parecía la boca al infierno se erige un chamánico Tom waits con un bombín por sombrero nada habitual. ¡Comienza el ritual! Se contorsiona con “Lucinda”, brama con Jockey full of bourbon” y ruge con “God’s away on bussiness”. ¡Atronador! consigue erizarme con la magia y el encanto de “All the world is green”.

Y entonces, llega el hechizo, Tom Waits se sienta al piano y saca a relucir la belleza de entre la mugre con una de las canciones mas hermosas que nunca escuché, la canción con la que le conocí: “You can never hold back spring” (no puedes reprimir la primavera), continúa hechizando con Johnsburg, Illinois” y consigue poner de pie a los tres mil suertudos allí presentes con “Innocent when you dream”, otra de las más maravillosas baladas al piano del irrepetible genio de Pomona, ¡Qué fortuna la mía!

Esa noche, Tom Waits derramó lamentos, escupió maldiciones, cantó a la luna y aulló al amor, rugiendo melancolías y sollozando tristezas tan profundas que a más de uno arranco lagrimas (...)

En una ocasión anterior le pedí que me dibujara algo para ilustrar un artículo sobre las migas (una fiesta típica de aquí) y me preparó un sencillo (pero efectivo) boceto, tal como éste:

Gracias, Francho, por esto.

3 dic. 2008

Frases... de libro (8)


"-No comprendo nada, -dijo Lenina con decisión determinada a conservar intacta su incomprensión-. Nada. -Y prosiguió en otro tono-: Y lo que menos comprendo es por qué no tomas soma cuando se te ocurren esta clase de ideas. Si lo tomaras olvidarías todo esto. Y en lugar de sentirte desdichado serías feliz. Muy feliz, -repitió-."

De Un mundo feliz (Aldous Huxley)

Como caído del cielo

Lo que les voy a relatar a continuación es algo totalmente verídico que ocurrió ayer, uno de diciembre de 2008, en la localidad donde vivo.

Éste podría ser un titular que ejemplificara lo sucedido:
...Por ejemplo.

Se lo explico:
Ya con las fechas navideñas encima e inmersos en una crisis cósmica (como decíamos ayer...), la mayoría de las personas de poder adquisitivo medio estamos echando cálculos para poder organizarnos para la época de gasto que nos viene.

En medio de esta situación, un milagro (pre)navideño ha tenido lugar en mi localidad.
Un cajero de una entidad bancaria cuyo nombre no mencionaré, se ha dedicado a expulsar billetes de 50 € como si de un aguinaldo por adelantado se tratase... ¡no! ¡no es una broma!

Vereis, lo que ocurría es que el cajero, al parecer, había quedado programado de forma que expelía un billete de 50 por cada billete de 5, 10 o 20 que debía entregar en realidad.
De manera que si tu realizabas un extracto de 80 euros y, en realidad te correspondían cuatro billetes de 20, el resultado es que contabas con cuatro billetes de 50 que sumaban la cifra de 200 €... insisto, no es una broma.

De ello comenzó a darse cuenta la gente que acudía a sacar dinero a media tarde. A cosa de las siete de la tarde una cola que ocupaba todo el área del hall del banco se agrupaba, silenciosa y prudente, para extraer todo el dinero posible de su cuenta, sin llegar a creerse quizá, cómo su dinero en mano podía multiplicarse tan milagrosamente.

A las ocho, todo el personal del banco se encontraba allí. Se había desalojado a los últimos "clientes" y la policía ya había hecho acto de presencia, impidiendo el acceso a la caja.

...

¿Alguno recuerda mi post anterior? pues me encantaría entonar un grandioso y colosal QUE SE JOD..., pero en lugar de eso (porque me considero un tío elegante y no me gusta perder las formas) diré tan solo una cosa: Esas son sus normas, ese es su juego y este es uno de los pequeños inconvenientes que contiene. La gente ve pasta y olvida todo lo demás.

Qué quereis que os diga, cuando a uno le hacen perseguir los billetes hasta sentirse como un marathon-man, lo normal es que hasta las personas más decentes que conozcamos estén dispuestas a estafar a su banco en cuanto éste baja la guardia.

Es por ello que considero digna una iniciativa basada en respaldar este hecho. Y al igual que en la ocasión en que un gran número de personas de una localidad vecina se enfundaron camisetas para apoyar la excarcelación de su alcalde imputado por corrupción; yo propongo el uso de una camiseta como ésta:


Y a lucirla con entusiasmo...

Nota de curiosidad: Escribí esta entrada el mismo lunes por la noche y lo mantuve a la espera de encontrar más datos en la prensa que me ayudaran a completar la información... mi sorpresa es que, más de 24 horas después de lo sucedido, ningún medio de información local o regional se ha hecho eco de este incidente. NADA. Ni la más mínima reseña. ¿Alguien imagina por qué?

2 dic. 2008

Diferentes tipos de usuarios de una biblioteca



Desde tiempos inmemoriales, el oficio de bibliotecario ha estado cargado de connotaciones negativas.
Aburridos ratones de biblioteca, que acechan con la mirada y que imponen el silencio rozando el dedo con los labios y entonando un sonoro SSSSSSSHHHHHH!!!.
Eternos guardianes de la sabiduría, personas ilustradas, pero maniáticos empedernidos del orden y el autocontrol.

Sinceramente, aún no he conocido a ninguno así.

Aunque, desde el otro lado del abismo nosotros, los bibliotecarios, también vemos a cualquier usuario bajo nuestro particular punto de vista.
Aquí teneis mi clasificación personal:

  • El cinéfilo: Pero, ¿qué pasa? ¿que en esta biblioteca no teneis DVD's? pues vaya una mierda, hoy día cualquier biblioteca los tiene.
  • El ahorrador: ¿A diez centimos la fotocopia? ¡Vaya una estafa!
  • El enterao: ¿Teneis ya el del niño que tiene un pijama de rayas? Ponmelo con el juego de Ángel y... ¿Punset ha escrito algún libro últimamente?
  • El adolescente "simpático": Eh, eh, colegas. ¡Acabo de plantar un pino así de grande ahí en la biblioteca!
  • El niño del futuro: ¡Eh, zeñó! ¡Yo quiedo uzá interné!
  • El que lo tiene claro: Perdone, ¿algo de Lovecraft, Poe, Maquiavelo, Nietszche... tiene?
  • El ofendido: ¿No se por qué me tiene que pitar a mí, ¡precisamente a mí!, el detector cada vez que salgo de aquí?
Yo que sé, en una ocasión, un adolescente me pidió que le buscara un libro de amor y le di éste:
Jejeje.
A los dos minutos vino a la mesa a devolvérmelo, dijo que no le gustaba porque hablaba "no se qué de casarse".

¡Por Paul Otlet que esto es más duro de lo que parece!

26 nov. 2008

La crisis definitiva (o por qué todo es más fácil en las versiones para niños)

Veamos:
Esta tarde me encontraba a lo mío (cataloga que te cataloga) cuando me he encontrado con otro libro infantil que me ha llamado bastante la atención. Me atraen los libros infantiles porque dentro de su simpleza intentan explicar a los niños, conceptos que hasta para un adulto resultan complejos.

El libro en cuestión se titulaba El tesoro del campesino o algo por el estilo.
La historia que se narraba era la que sigue:
Un agricultor (ya algo viejuno) decide que ha llegado la hora de jubilarse y empezar a cobrar la pensión que el Estado le debe por tantos años trabajando bajo el sol como los lagartos.
El problema es que este señor ha decidido legar esas tierras, que tantas penas y alegrías le han proporcionado, a sus tres hijos. Tres pedazos de holgazanes que no han visto un parral en su vida.
Así que en lugar de decirles claramente lo que hay: "Chavales, a partir de mañana, a levantarse a las cinco de la madrugada que aquí el menda se jubila"; decide engañarlos diciéndoles que bajo la tierra hay un tesoro escondido y que para dar con él habrán de cavar y cavar.
Los pobres ilusos, que ya se ven nadando en la opulencia, se tiran de cabeza al campo, se hacen con los útiles necesarios y ¡ale! ¡a cavar!.
Como de entrada no encuentran tesoro alguno, deciden aprovechar unos hoyos tan hermosos para plantar todo tipo de cereales y hortalizas (total, el agujero ya está hecho).
Cuando finalmente se dan cuenta del engaño, ya es demasiado tarde, dependen demasiado de su sueldo mileurista de jornalero y no pueden pensar en otra cosa que en su jornada laboral de doce horas.
Eso sí, el cuento tiene moraleja: No hay felicidad tal como la que proporciona el trabajo.
Total, que los tres hermanos se encuentran al final de la historia con una sonrisa en el rostro (o una mueca de asco, uno nunca sabe) y una resignación que a su vez se ha transformado en conformidad, que a su vez se ha transformado en felicidad, que a su vez se ha transformado en el único sentido de sus vidas... vidas breves, vidas fútiles, motas de polvo en la última esquina de un gran salón comedor.

Y vosotros diréis, ¿y esto a qué viene?

Bien, la cosa es que llevaba un rato intentando imaginar que un ser extraterrestre procedente de un planeta o dimensión desconocida llegara a la Tierra y se preguntara por qué andamos todos tan revueltos con el tema de la crisis. ¿Acaso entendería él lo que implica una crisis para el ciudadano de a pie?

Lo de la técnica del marcianito no es por nada, sólo que al igual que los cuentos infantiles es una forma sencilla de simplificar aquellos conceptos que, de otra manera, nos resultarían complejos o difíciles de comprender.

Lo primero sería explicarle al E.T de marras qué es el dinero. Por supuesto, sin dinero no habría crisis que explicar:

Yo: Muy sencillo, cada país posee una entidad que fabrica papelitos de colores a los que pone unos números que señalan cuál es el valor de cada papel, cinco, veinte, quinientos... con esos papelitos se paga todo lo que ves a tu alrededor: edificios, comida, medicinas, servicios...
Extraterrestre: Aaaah... pero ¿es que cada papelito está hecho con un papel distinto? ¿y por eso unos valen más y otros menos?
Yo: Eeeh... no, creo que no, vamos.
Extraterrestre: Hum, y ¿quién fabrica esos papelitos?
Yo: Pues aquí en España antes era la Casa de la moneda y timbre, aunque ahora con el rollo éste de la Comunidad Económica Europea, creo que quien se encarga de todo lo referente a la creación del dinero y la cantidad de billetes en circulación es el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo.
Extraterrestre: Aaah... oye, antes has dicho que todo se paga con esos papelitos, entonces, ¿hacer dinero también cuesta dinero?
Yo: Estooo... claro. Supongo.
Extraterrestre: ¿Y cuanto cuesta?
Yo: Puesss... déjame que lo consulte en el Google un momento... ¡Ah, mira! Aquí pone que hacer cada billete cuesta exactamente seis centímos de euro.
Extraterrestre: ¡Qué poco! Y luego cuando te lo dan a tí puede valer hasta veinte euros... ¡o quinientos!
Yo: Bueno, no es que me lo den exactamente...
Extraterrestre: ¿Ah, no? y entonces ¿cómo lo consigues?
Yo: Bueno, pues se consigue trabajando.
Extraterrestre: ¿Trabajar, qué es eso?
Yo: Trabajar es pasar una buena parte del día en un sitio haciendo algo que sabes hacer y a cambio, tu empresa te da en billetes lo que considera que vale tu esfuerzo.
Extraterrestre: Ah, creo que ya lo entiendo, así que luego esos billetes tu los cambias por cosas bonitas que te gustan ¿no?
Yo: Eeeh... más o menos. Esto es así con las cosas pequeñas de poco valor, pero para comprar cosas grandes como una casa o un coche normalmente se le pide el dinero a un banco por anticipado y luego se le devuelve ese dinero más otro montón de dinero más por habértelo prestado.
Extraterrestre: ¿A un banco? pero, ¿no es un banco el que fabrica el dinero tan barato?, además, si ese banco necesita dinero para fabricar dinero ¿no lo pueden pagar ellos? Ya que fabrican el dinero sería lo justo... No entiendo por qué entonces tienes que devolverle más dinero del que te han dejado... ¡ellos hacen el dinero! ¿no?. (A estas alturas, nuestro amigo, el interespacial se plantearía cuestiones como: ¿Pero que necesidad teneis de una moneda de cambio tan fluctuante y arriesgada? ¿Acaso no teneis en la Tierra recursos suficientes como para abastecer a toda la población mundial? ¿O es que sois tan idiotas como para haber dejado todo el control de esos recursos en manos de unos pocos que los explotan para su beneficio?)
Yo: Eh, sí, eeeh... ya, pero como te están haciendo el favor de prestártelo por adelantado pues tienes que darles más dinero... por el favor.
Extraterrestre: ¿¡Pero qué favor!? ¿no has dicho que para conseguir ese dinero tienes que pasarte buena parte del día en un sitio haciendo algo? ¿Acaso ese dinero que pides al banco lo usas en caprichos tontos e innecesarios?
Yo: Hombre, capricho, lo que se dice capricho... En realidad tener una vivienda es un derecho social.
Extraterrestre: ...Ahora sí que no entiendo nada.
Yo: Pues imagínate yo.
Extraterrestre: ¿Me vas a explicar entonces qué es todo esto de la crisis?
Yo: Bufff... ¿qué tal si lo dejamos para otra ocasión? Sabes quien te podría explicar bien el tema de la crisis:

Por un lado Sami Näir, un filósofo, politólogo y sociólogo argelino que ha sido tachado de comunista por ir en contra de la privatización de otros servicios sociales como la sanidad o la educación. Él mismo piensa que "éste sistema no funciona (el capitalismo liberal), que padece un cáncer generalizado".

Por otro lado, Ignacio Ramonet, un intelectual español que no le vaticina demasiados años más de vida al actual sistema financiero mundial.

Extraterrestre: Y si todo funciona tal y como has comentado ¿hay alguien que crea en lo que dicen estos dos señores? no parece una postura muy seria la suya.
Yo: Hombre, no se qué decirte. De hecho, ellos dos fueron invitados de excepción en el Foro de Mundialización que tuvo lugar hace dos días aquí en Murcia.
Extraterrestre: Pero, ¿la gente se ha enterado de esto?
Yo: La verdad, entre tú y yo. Con esta crisis acechando encima de nuestras cabezas, ¿tú crees que la gente tiene tiempo para perderlo en estas tonterías?

Frases... de libro (7)


"Rechazo la guerra por entero y todo lo que entraña... Yo no la deploro... ni me resigno... ni lloriqueo por ella... La rechazo de plano, con todos los hombres que encierra, no quiero tener nada que ver con ellos, con ella.
Aunque sean noventa y cinco millones y yo sólo uno , ellos son los que se equivocan y yo quien tiene razón, porque yo soy el único que sabe lo que quiere:
No quiero morir nunca."

De Viaje al fin de la noche (Louis-Ferdinand Céline)

Conozcan a Noam Chomsky


Madre mía... miro la fecha de mi último post publicado y pienso "¡Madre mía!" pero como pasa el tiempo.
He estado remoloneando un poco por el camino y con otros proyectos en mente. Pero como no soy de perder las buenas costumbres regreso a volcar algo de mí en este blog que es lo más parecido a mi propia sombra.

Hoy paso a dejaros un simple apunte:
Descubrí no hace mucho un documental sobre la vida y obras de Noam Chomsky.

Para los que no lo conozcais os puedo decir que la primera vez que oí hablar de él fue en la universidad, en las arduas y tediosas clases de Lingüística documental. Y es que el bueno de Chomsky, antes de ser uno de los más duros activistas al que han tenido que hacer frente los Estados Unidos, fue un novedoso investigador en el campo de la lingüística.

De él, llegó a decir el New York Times que se trataba del más importante de los pensadores contemporáneos. Eso, pese a las críticas ejercidas por Chomsky hacia el conjunto de los medios de comunicación en general y hacia el propio New York Times, en particular.

...

Bien, acabo de comprobar que esta peli no puedo colgarla aquí, así que os dejo el enlace, no teneis más que pinchar aquí.

Os recomiendo, además, que deis una vuelta por esa misma página y echeis un ojo a los documentales que ofrecen, hay algunos dignos de ver.

PROXIMAMENTE: Algo más currao', que ya está bien por hoy...

13 nov. 2008

De imprevisto, un poeta

Esta mañana (temprano, como a las ocho y media), me he topado con un indigente y con su perro.

El indigente ni me ha visto (el perro sí).
El indigente estaba más ocupado vociferando y aullando frases sin sentido frente a una iglesia... o eso creía yo.
Aprovechando que el indigente no se había percatado de mi presencia (únicamente nos encontrábamos él y yo en la calle) me he detenido a escuchar lo que estaba diciendo porque... detrás de aquellas palabras a grito pelado sí que había algo con sentido.

Esto (tal cual lo reescribo), es exactamente lo que este hombre estaba recitando ante el templo:

"...Hijo de la noche,
en los bolsillos
no llevo nada.
Hijo de la noche,
yo a tí
no te debo nada.
Yo, que maté
a un hombre con mis manos,
y tres que estaban con él
no pudieron detenerme.
Yo, que pasé cuatro años
encerrado en un manicomio
y ocho años más
pudriéndome en la cárcel..."

Increible lo que este hombre estaba soltando por su boca, quizá sin saberlo.
Expresa, comunica, transmite, te infecta de su dolor.
Si álgún día me preguntan, qué es para mí la poesía, ya sabré qué responder.

12 nov. 2008

¿Realismo sucio en literatura infantil?

Catalogando una obsoleta colección de cuentos, me he encontrado con esto:

Este cuento, leído desde una perspectiva perversa es como si Salinger, Fante o Bukowski se hubieran dedicado a escribir cuentos para niños...
Conclusión: Trabajar demasiado no es bueno.

10 nov. 2008

6 cosas para sentirse bien

Bien, por una vez (y sin que sirva de precedente) me uno a la proposición hecha por un coleguita y voy a listar seis cosas que me alegran la vida. Seis requisitos que garantizan mi felicidad siempre que están presentes:

  1. La libertad, que como me dijo una buena amiga, no se trata de carecer de responsabilidades, sino de poder elegirlas.

  2. El amor. Hagámoslo en la cama, o en esa mirada furtiva que me dedicas. En cada palabra cargada de pasión, comprensión o cariño. En privado o en público. Encima o debajo.

  3. La escritura. Cuando se ha convertido en una necesidad como la de ir al baño es necesario dar rienda suelta a las palabras, sobre el documento de word en blanco.

  4. La lectura. Coge un buen libro, hazlo tuyo y devóralo. Si es un mal libro no importa que lo dejes apartado. Apaga la televisión. Deja que el mundo gire a su ritmo, yo daré las vueltas que tenga que dar.

  5. Una idea. La suerte ni se crea, ni se destruye. Todo depende del esfuerzo que ponemos sobre aquellos proyectos que tenemos en mente, cualquier iniciativa que nos empuje a mejorar y a enriquecernos individualmente.

  6. La playa. Todo placer es susceptible de mejorar si se lleva a cabo en una playa. Una costa soleada, allí donde la civilización termina y cuya orografía nos recuerda que una vez fuimos simples monos y antes que eso, no fuimos nada. Podreis encontrarme allí si no sabeis donde estoy.
Gracias, Javi Illán por el meme.

8 nov. 2008

Frases... de libro (6)


" -Apuesto a que conoces a un montón de mujeres -dijo Hilda-. Hemos leído tus libros.
-Escribo ficción.
-¿Qué es ficción?
-La ficción es una mejora de la realidad."


De Mujeres (Charles Bukowski)

7 nov. 2008

El punto de no retorno


Hay un momento, en la vida de todo aquel que se dispone a dejar un trabajo, en el que se experimenta un combinado de sensaciones abrumadoras (miedo, incertidumbre, cierta melancolía...).
Por otro lado, uno suele recibir a cambio el influjo de una refrescante brisa de cambio y esperanza. Como el hecho de que Obama sea el hombre más poderoso del mundo.(Nota del autor)

El lunes por la mañana oficialmente colgaré el uniforme de hombre-carpeta para la revista Entrelíneas (además del resto de mis responsabilidades actuales) y me dedicaré plenamente a mi segundo oficio: Bibliotecario a sueldo. Un mercenario de la letra impresa. Uno de esta especie.

No quiero dejar de desearle a mi ya (casi) ex compañero Gerardo C. Saura toda la suerte del mundo con la revista en mi ausencia. Estoy seguro de que le irá bien. Mis escritos seguirán estando en su correo y mi disposición para tomar unas cañas estará ya en el bar, esperando.

Me espera una vida más relajada, con más tiempo para mí y un sueldo que sobra y que basta.

Ahora perdonad por daros la chapa
... pero tenía que soltarlo.

4 nov. 2008

De muchos... uno


Falta relativamente poco tiempo para descubrir cuál será el próximo presidente de los Estados Unidos.
Personalmente, creo que habrá pocas sorpresas en torno a este tema: Ganará Obama.
No habrá pucherazo. No habrá tiradores solitarios que atenten contra el primer presidente negro de esta nación. Todo seguirá su curso natural.

Hay mucha gente que ha depositado sus esperanzas en la victoria del candidato demócrata. Demasiada gente a la que el rostro afable y las supuestas intenciones de cambio de Obama han sido más que suficiente para otorgarle el voto.

La pregunta que se me plantea es: ¿Por qué le damos tanta importancia los españoles a estas elecciones?

Ayer, en la prensa una columnista del montón planteaba que si "un marciano llegara en este momento a la Tierra pensaría que el mundo entero celebra sus elecciones". Y así es. Es la impresión que da... ¿Alguien sabe quien gobierna en Finlandia, en Noruega o en Suiza?
...

¿Por qué ocurre esto?

A mi cabeza viene la idea de imperialismo.
"Imperialismo" es un término tan escuchado en boca de alterados líderes sudamericanos que ha llegado a perder su eficiencia. Se trivializa al hablar del "Imperio" o de la "política imperialista de EEUU".

Sin embargo, podemos ver un pequeño homenaje hacia el imperialismo cada vez que comes en un McDonalds o en un Foster Hollywood, cada vez que usas tu Master Card al realizar una compra, cada vez que fumas un cigarrillo manufacturado por el grupo Altria (antiguo Philip Morris), cada vez que montas en tu Ford Focus, cada vez que maldices a Windows o cuando dentro de poco adquieras tu primer iPhone.

De la misma forma que en Hispania o Lusitania (Portugal) se usaba la calzada que había promovido el Imperio Romano.
Te hacen la vida más fácil... pero les perteneces más de lo que crees.

Hay un dato que me resulta bastante curioso. No quiero pecar de suspicaz, sólo es que me resulta divertido:
El escudo que veis en la parte superior de este post es uno de los símbolos 100% americanos. El águila de cabeza blanca sosteniendo trece flechas y una rama de olivo. Detrás de ella, un lema en latín: "E pluribus, unum", o lo que es lo mismo "De muchos, uno".

Por esto son tan importantes las elecciones en EEUU. Porque de entre muchas naciones (al igual que en "Los inmortales") sólo una puede alzarse sobre todas las demás...
Y ningún Obama ni ningún McCain hará por cambiar eso.


31 oct. 2008

Jalogüín (relato)


Era Halloween...
La noche en la que las brujas le pierden el respeto a la luna y sacrifican a todo tipo de seres mitológicos, con los que han estado fornicando durante los preparativos de los aquelarres.
La noche en la que los lobos toman la forma de hombres barrigudos, con abundante pelo por todo su cuerpo, a excepción de la pronunciada alopecia que corona sus cabezas. Luego, esos hombres-lobo son quienes, por una noche, trabajan como porteros de discoteca.

Aquella noche yo era un diablo común que no iba en busca de amor. Más bien iba en busca de licores que me calentaran el alma. Gasolina para el cuerpo y el cerebro.
Ahí podíais verme bajar la calle a toda prisa.
Ése, el chaval del patético disfraz amarillo, negro y rojo. El que llevaba pintados un bigote y una perilla porque aún era lo suficientemente imberbe como para no usar los propios. Ése era yo.

¡Lo que son las nuevas costumbres! Uno no está acostumbrado a andar con chaleco y capa por la calle, por eso dudo de la percha con la que yo hacía gala de semejante indumentaria, pero...

¡Esta capa debería ondear con más fuerza, ostia! ¡Esto debería parecerse más a soy el sobrino de Satán, temblad, cojones que a soy el doble del Batman de los 60!

Como ya he dicho, yo bajaba a toda prisa a refugiarme en algún garito debido a una serie de razones:

Primero: Me sentí ridículo así vestido. Era la auténtica definición de fantoche según la RAE (no lo digo por decir, lo consulté con el diccionario antes de salir de casa).

Segundo: El alcohol tenía la capacidad de transfigurar la realidad, lo cual era perfecto para mí. Sólo debía encontrar un sitio donde más gente vestida de fantoche desfigurara su realidad para no ver el absurdo en el vecino. Y por supuesto, yo haría lo propio.

Tercero: Yo era el demonio ¿no se habían dado cuenta? Tenía demasiado trabajo aquella noche. Demasiadas almas que conocer. Demasiadas almas que robar...

Fue entonces, más o menos, cuando la vi. Lo primero que maldije fue su pelo rubio. Ella sabía mejor que nadie que la tentación vive arriba y que ellos las prefieren rubias. Lo sabía como yo también lo sabía porque ya, en el pasado, habíamos sabido ciertas cosas juntos.


Ella había sido duquesa de los infiernos por un tiempo para luego desaparecer. Me dejó allí sólo. Pudriéndome en mi propio olor a azufre. Ella había vuelto al mundo, era joven y quería emplear su juventud en disfrutarla más allá del reino de los condenados.
No se que habría ocurrido con ella durante mi ausencia. Pero el traje de presidiaria que lucía, mostraba que había pasado un tiempo cumpliendo algún tipo de condena. Supuse que al fin habría logrado escapar de su encierro.


Ella se alegró de verme aunque no entendió por qué me molestaba tanto el fulgor de su pelo.


Como la luna en noches de Halloween es tan caprichosa, no quiso evitar que nos separáramos tras aquel encuentro.


Yo, por mi parte, hice lo que había ido a hacer. Me mezclé con todas aquellas almas en pena y ahogué las mías con ron, vodka y tequila. Pronto noté mi propio poder.


Ése, el espectro de mirada desvaída, ropa desajustada y risa floja, el ser que era capaz de crear una llama en su mano concentrando el gas de un mechero. El mismísimo sobrino del ángel caído. El duque de los oscuros. Ése era yo.


Sin embargo estaba derrotado. Había comenzado la hora de cazar almas pero ninguna de las que me rodeaba me seducía realmente. Yo no lo sabía, pero inconscientemente había estado buscando durante toda la noche el alma de aquella chavala rubia antes duquesa de los infiernos, ahora vulgar ex reclusa.


Tomé la firme decisión de buscarla y el etanol me dijo: ¡Claro tío! ¿Por qué no?.


Hasta yo mismo desconozco los secretos del destino, pero el caso es que... ¡la encontre! Más tarde supe que ella deseaba que ocurriese. Hablamos. Nos besamos. Nos mordimos. La noche era demasiado oscura pero nos daba fuerza, nos amparaba del "mañana".
Mis frecuentes cambios de humor la volvieron loca pero conseguí que riera de lo lindo. Eso deshizo el hielo de mi espíritu mejor que todo el ron, el vodka y el tequila del mundo juntos.


Una vez llegó el consabido momento del adiós fingí no comprender, como si de ese modo no tuviera que suceder. Le dije:
-No quiero que acabe hoy, quiero que vuelvas conmigo al Averno, que volvamos a reir viendo arder a los desgraciados.
-Hoy no puede ser, mira que hora es,-dijo consultando su teléfono móvil-, mañana podremos vernos.
-Mañana no, -sentencié con voz grave de demonio.
-¿Por qué no?
-Tengo miedo. Mañana ya no será como hoy. Mañana ya habrás escapado de mí otra vez. Tengo miedo de que mañana yo ya no posea tu alma... Y no quiero otra alma más que la tuya.


Finalmente regresé a casa, aunque ya sin ánimo para correr. Sin ánimo y sin motivo. El cielo había dejado de ser negro y un molesto sol ponía de manifiesto mi mediocridad, en medio de una calle solitaria.


Eso fue un treinta de octubre. La noche en la que las brujas bailan desnudas y ebrias frente a la hoguera y luego, antes de que amanezca, se van a la cama.

24 oct. 2008

Un día de suerte

Esta mañana, al bajar de mi coche, me he tropezado con esto:


No lo he podido evitar: Al ver esto se me ha escapado una lágrima.

Algunos lo llamarían suerte, yo lo llamo "Equidad del universo" (bueno, en realidad no lo llamo así, me lo acabo de inventar, pero me ha gustado cómo suena).

Según la Ley de Equidad del universo deben coexistir los periodos críticos para que también tengan su razón de ser los periodos de felicidad y bonanza.

Cuando el universo entero juega en tu contra sabe que más tarde tendrá que rendirse y dar paso a hechos inexplicablemente positivos (para entendernos, es como cuando Hacienda te hace una devolución).

Llevaba sin cobrar cerca de mes y medio y el universo sabía que además de mi sueldo yo me merecía algo más. De este modo, veinte euros se han materializado bajo mis pies, convirtiendo este viernes en mi día de suerte.

Un consejo: mirad bien cuando bajeis de vuestros vehículos, es posible que se os deba algo.

22 oct. 2008

Pensamiento de a las dos de la mañana

Si la globalización diera como resultado (en un futuro) una sola nación, con una sola lengua, con un único objetivo común, con una única moneda... ¿sería necesario un ejercito global?... ¿Para qué? ¿Para defendernos a nosotros del sistema?... ¿Para defender al sistema de... nosotros?

19 oct. 2008

Mantén la calma

Hay una sensación que me invade y no se si seré el único en notarla.
El mundo se cae. Poco a poco, como una bandeja que se vuelca con la diferencia de pesos entre sus respectivos lados.

El 90 % de la gente que componemos este mundo (o por lo menos de la parte desarrollada del planeta, no puedo hablar por aquellos que no disponen de medios para prosperar) somos unos mediocres.
Somos los artífices de la construcción de nuestra pseudo vida. Una vida en la que ya todo está decidido. Una vida en la que nunca harás nada extraordinariamente sorprendente, algo que deje descolocados a aquellos que te conocen, incluso a tí mismo... ¿o tal vez sí?

En un mundo que se cae, un mundo en el que lloramos más por dentro que por fuera, sólo nos es lícito soñar con lugares y situaciones de fantasía a aquellos que escribimos y a los locos.

Los escritores no somos peligrosos... sólo imaginamos.

Ahora... si ves que un joven huye de España tras hacerse con 500.000 euros en prestamos (que no piensa devolver, obviamente), si ves que un mendigo la emprende a disparos con los viandantes porque sí, por negarsele unas monedas, porque odia esta sociedad en la que él no es nadie; si tan sólo un bufón se atreve a alzar la voz en señal de protesta contra una maquinaria cuyos engranajes nos oprimen el pecho y nos cortan la respiración... tú, tranquilo. Mantén la calma.

Es sólo que los locos han tomado el control de la situación y han decidido volcar la bandeja, pero volcarla de verdad.

Y una vez aquí sólo tienes dos opciones: o agarrarte con fuerza a tu mediocridad y cerrar los ojos, o dar un golpe en la mesa y gritar junto a ellos lo injusto que te parece todo.


12 oct. 2008

Metáfora visual sobre el sentimiento patrio


¡Viva la tortilla de patatas!

¡¡¡VIVA!!!

11 oct. 2008

Lo denigrante

Hay que ver... la televisión nunca dejará de sorprenderme.
Aparte de crispar los nervios de los teleespectadores con el Advenimiento de la gran Crisis Apocalíptica aún les queda tiempo para mostrar otras pequeñas realidades igual de sorprendentes.

Ayer, el mismo día que podía escuchar de boca de varios empresarios, en una mesa de debate, que un método que les gustaría abordar (pero que no les dejan, pobrecitos) para no sufrir en su propia piel los estragos de la crisis sería abaratar los despidos e invertir menos capital en concepto de seguridad social para sus empleados, me topo con otra perla:

Alberto Ruíz- Gallardón declara que el oficio de hombre-anuncio es denigrante y propone su intención de prohibir el ejercicio de dicha profesión en su ciudad.
Yo se que a Gallardón lo que le gusta es ver su ciudad libre de ciertos "trabajadore/as callejero/as" que no le resultan agradables a la vista. De eso estoy tan seguro como de que esos trabajadores cambiarían su empleo por el del alcalde de Madrid, sin dudarlo.

Puesto que, además, otros políticos han tomado la avanzadilla en esto de definir qué trabajos son denigrantes y qué trabajos no lo son, aquí les dejo unas orientaciones por si deciden tomarlas en consideración para mejorar el panorama laboral español:

- Resulta denigrante que a los jóvenes, becarios o no, se les haga producir por una cantidad ridícula de dinero (o ni eso) bajo el precepto de que son "inexpertos".

- Resulta denigrante ser un número en una cadena de trabajo. Un número al que amenazar con reducciones de salario si no se cumple con la tasa de producción establecida.

-Resulta denigrante ser un empleado ejemplar y que, en lugar de premiarte, tu jefe decida asignarte una mayor cantidad de trabajo.

-Resultan denigrantes los trabajos basura, los contratos temporales, carecer de seguridad social, trabajar con escasas medidas de seguridad encima de un tejado, ser mileurista...

Y ya si nos ponemos...

-Resultan denigrantes los obreros con sus piropos, las mujeres con su posibilidad de quedar embarazadas, que no sonrías en tu trabajo de camarero cobrando cuatro duros y una pinta de gilipollas integral...

-Resulta denigrante ser un hombre- anuncio y que un número de personas que salen por televisión te digan que tu trabajo es denigrante y que a ellos les daría vergüenza estar en tu lugar.

A esos señores: Gracias, por hacernos ver lo denigrantes que son nuestras vidas...

10 oct. 2008

Vivir en "sociedad"

Yo sabía el por qué del Big Bang (sin necesidad de acelerador de hadrones).
Yo sabía por qué lloraban las ventanas de los trenes en tardes lluviosas.
Yo lo sabía todo: por qué esa máscara nada más despertar, por qué ese disfraz ridículo que no convence a nadie, por qué ese andar cabizbajo sin motivo aparente...
Yo tenía todas las respuestas.
Yo sabía por qué... pero nadie se atrevió a preguntarme.

28 sept. 2008

De la soledad y sucedáneos

Finalmente ella se ha ido.

Cuando esta mañana la dejé marchar más allá de la fila de embarque en el aeropuerto aún no era consciente de ello.

... Adiós cariño, o mejor dicho Ciao!

Va en el vuelo 5657 dirección a no se qué país, a estudiar en no se qué universidad. Y la mitad de mí va con ella en ese avión.

Ha sido ahora, al notar ese frío que te invade todo el cuerpo, cuando me he percatado. ¡Qué lejana se encuentra mi fuente de calor!

Es algo parecido a si descubrieras que tu sombra se ha esfumado, o no te reflejaras en el espejo.

Es sentirte más solo de lo que lo estás habitualmente.

¡Puto vuelo 5657!

No me queda otra, me abrazo a la ausencia que dejas en mi cama y me abrigo con mi soledad, para decirme a mí mismo: mi soledad es mi palacio.

17 sept. 2008

Frases... de libro (5)


"El hombre es el único ser que consume sin producir. No da leche, no pone huevos, es demasiado débil para tirar del arado y su velocidad ni siquiera le permite atrapar conejos. Sin embargo, es dueño y señor de todos los animales. Les hace trabajar, le da el mínimo necesario para mantenerlos y lo demás se lo guarda para él."

De Rebelión en la granja (George Orwell)

13 sept. 2008

Crisis


Os veo (nos veo) hablando por las calles (aunque no escuchando) hablando de cuestiones triviales, asuntos sin importancia, más comunicados que nunca, tan solos como siempre.

Mientras camino en línea recta veo a un par de jóvenes andrajosos que rebuscan en la basura (el que no está metido de cintura para arriba en el contenedor se da la vuelta y me pide un cigarro), tres hombres enfundados en gemelos trajes conversan con secretismo de algún negocio, como si fuera el mayor arcano nunca oído por hombre alguno y una mujer de mediana edad sale de su tienda favorita, mientras habla por el móvil acerca de sus últimas compras.

Al otro lado de la línea telefónica alguien espera que su interlocutora se deje de tanta charla banal y le pregunte si realmente es feliz. Eso no va a ocurrir.

En la sociedad del iPhone nadie quiere oir hablar de profundos sentimientos (si no proceden del cine o la televisión). Hoy la gente quiere escuchar la versión censurada y sin extras de tus problemas. A veces ni eso.

Una cucaracha roja surge de las bolsas de basura instaladas en el suelo y camina perpendicular a mí hasta cruzarse con un charco. Ha estado lloviendo mierda estos días. El hombre del tiempo asegura que es agua de lluvia. Pero yo se que es otra sustancia tan sucia y pegajosa como las lágrimas.

Nubes negras de lágrimas... ¡menuda idea!

Dicen que estamos en crisis... lo estamos. Pero desde mucho antes de que el aumento de tasa de pobreza o los promotores en suspensión de pagos coparan los titulares de los periódicos.
La única diferencia es que en mi cartera se teje más telaraña.

Creo leer de pasada que se vende alma por embargo, con dormitorio y garaje, antes 180.000, ahora 126.000... No, perdón, todo ha sido un espejismo.





9 sept. 2008

Frases... de libro (4)


"El hombre aprendió finalmente a orientarse sin brújula, le basta pasar por donde otro hombre pasó antes"

De El año de 1993 (José Saramago)

7 sept. 2008

Miedo y asco... en el Foster's Hollywood (2)





----------------------


Es curioso, siempre me había considerado un amante de lo picante, pero debo de ser no más que un vulgar aficionado amateur... mi boca se asemeja a la entrada del Averno (que todo alimento que entre en ella deje fuera toda esperanza).

Con el primer bocado resbalaron las primeras gotas de sudor por mi frente, surgiendo de mi boca una sonrisa idiota (supongo que sería un efecto secundario del necesario trasvase de sangre del cerebro al estómago).
Tras el segundo bocado caí en la cuenta de que, tal vez no pudiera volver a saborear nada... nunca más.

Tras dar el tercer bocado, los ingredientes del burrito juancho anestesiaron mi cavidad bucal y, simplemente, dejé de sentir el paladar.

Mi pareja se esmeraba en ingerir aquella rebanada de pan de molde con mayonesa (y atún), manejándola con maestría, evitando lo inevitable, cuando vimos aparecer a nuestro camarero, el ansioso.

Venía... no, mejor dicho, corría hacia nosotros portando un cuenco de gran tamaño... ¡Dios mío! ¡Estábamos salvados! Habíamos pedido una ensalada de la que me había olvidado por completo...

En mi mente, las jugosas rodajas de tomate y las crujientes hojas de lechuga, acudían en mi ayuda, intercediendo para que el resto de los alimentos resultaran digeribles.

Felicité mentalmente al camarero: ¡Genial, tío! ¡Eres un santo! ¿Qué digo un santo? ¡¡¡Eres el ángel salvador!!!... Nada más lejos de la realidad.

El cuenco de la ensalada cayó en la mesa como una maldición gitana: En el interior de ese cuenco había tiras y más tiras de beicon frito. Debajo del beicon, cuatro pequeñas hojas de lechuga, bajo las hojas... cuatro mitades de tomate cherry... Yo se a ciencia cierta, que el tipo que inventó la dieta mediterránea debía de estar removiéndose en su tumba.

Caí en un serio estado depresivo. Sólo había algo que pudiera mejorar esta situación:

-¿Ob avob, he drae una derveza?

-¿Perdón?

-Creo que quiere que le traigas otra cerveza, mi pareja me hizo las veces de traductora.

-Claro. Y nos dio la espalda sin despegar los ojos de su PDA.

Mi compañera sonrió e inquirió susurrando con cierta sorna:

-...¿Tanto pica?

-Hi...

Llegó el segundo tanque helado de cerveza y con su ayuda y con los restos de una ensalada con medio kilo menos de beicon pude acabar con aquel producto tan típicamente mejicano.

Lo más prudente, llegado este momento, sería no realizar movimientos bruscos y permanecer algún tiempo en reposo para evitar que la bomba de relojería que llevaba dentro no acabara conmigo en una mala digestión.

Me apetecía un cigarro, pero claro, eso estaba mal... Hacerme un hara-kiri digestivo no, pero fumar sí...

El número de zombies de la puerta ya había descendido. La mayoría de ellos no despegaban sus ojos sanguinolentos y desquiciados de la auténtica comida americana. Fantaseé con un engranaje, un método circular de obtención/servicio de carne: los zombies que fueran al servicio serían sacrificados por camareros asesinos sin escrúpulos que emplearían sus restos para que no se parara la máquina, para seguir dando de comer a más muertos vivientes. Estaba claro. Debía evitar ir al baño por todos los medios.

Removía mi café cortado con leche, entretenido por estos pensamientos. El camarero estresado que llevaba nuestra mesa había venido a excusarse por una confusión de mesas y platos que me había llevado a tomar un burrito con extra de salsa de chili picante. Desde luego que esta comida te embrutece, floreció en mí un irrefrenable instinto homicida.

Mi compañera, conociendo de sobre mi carácter había silabeado:

-De-ja e-se cu-chi-llo en la me-sa...

Ahora me encontraba bien. Medianamente bien. Aunque aún luchaba por reprimir el asco y las nauseas.

De repente, noté la presencia de un par de zombies tras de mí. Noté sus respiraciones. La acción a ejecutar sería simple: agarraría bien fuerte ese cuchillo, me giraría en un rápido movimiento y...

-Holaaa...

Espera. ¿Mi chica conoce a los zombies? Me giro.

-Hola, ¿qué tal? ¿qué haceis vosotros por aquí?, dijo el zombie macho.

-Nada, me habían hablado tan bien de este sitio que hemos querido venir a probar... , dijo mi compañera refiriéndose a la zombie hembra. Aparentemente eran amigas.

El zombie macho examinó los escasos restos de nuestros platos y exclamó:

-vaya, un new york open sandwich... ¡ y un burrito juancho!, yo ya los aborrecí hace tiempo...

-¿Conoces estos platos? , exclamé sorprendido ante la proeza de reconocer una comida por sus restos.

-Sí, claro, hemos probado toda la carta, dijo mirándo cariñosamente a la hembra.

Me quedé helado. Los zombies se despidieron con la falsa promesa de invitarnos alguna vez a probar otras de las exquisiteces de la carta. Yo pensé en otros lugares mejores para palmarla que la mesa de un restaurante de auténtica comida americana. Mi compañera era de mi opinión.

Esa fue la razón que nos llevó a hacernos con un test de satisfacción del cliente y a dejar la advertencia futura en el servilletero a modo de mensaje en una botella, para cualquier pobre desgraciado que no desee engrosar la lista de espera de algún endocrino.

Salimos de aquel local con las venas congestionadas y algo ebrios por la cerveza. Mi aliento podía acabar con legiones enteras. Nos prometimos no volver a bromear nunca más con la comida. Aquella noche cenamos en un kebab.