3 mar. 2008

Mudanzas

Me mudo. Definitivamente.

Lo venía sopesando desde un tiempo a esta parte y ahora que me he pillado media jornada de un lunes de vacaciones, estoy aprovechando para cargar a cuestas con el sofá, el DVD, las cortinas y las palabras sueltas que tenía en la mesilla.

¿Las razones para mudarme? Todas y ninguna.

¿Todas?: Existe un cúmulo de causas que provocan esta marcha sin vista atrás: búsqueda de la independencia, necesidad impetuosa de reflexión y tranquilidad y una manía extrema hacia el orden en mis apuntes...

¿Ninguna?: De hecho, ninguna ya que los artífices de achoblogs me acogieron en su casa como uno más desde el primer día y, tal vez, yo no he respondido a sus expectativas tanto como ellos esperaban (es lo peor de la vida: decepcionar y que te decepcionen).

Claro está que yo no pienso abandonar esta casa que es mi antiguo blog (http://www.purooloraincienso.com/), simplemente me he buscado un mini piso de 20 metros para campar a mis anchas y en pelotas (http://purooloraincienso.blogspot.com/). Seguirán recibiendo mi correspondencia en su buzón, tanto como mi trabajo (el que me da de comer a duras penas) me lo permita.

De modo que mis puroolorainciensadas verán la luz tanto en mi nuevo pisito como en el adosado donde habitan ahora también mis nuevos compañeros de piso: Lola Gracia y Antonio Rentero, dos grandes plumas de la blogosfera. Todo un honor supone para mí compartir la vajilla y la cubertería con ellos en el chalet de achoblogs.

Nada más. Les emplazo a visitar tanto mi incienso original (como lo he bautizado en la lista de mis recomendaciones blogueras que, por supuesto, siempre encabezará) como este nuevo blog que surge aquí y ahora, donde he querido incluir un post previo para que no se queden con el sabor amargo de las despedidas (que no son despedidas)

Yo, de momento, les dejo, que voy a reclamar mis derechos de autor al Dalai Lama...


Autoría de la foto: *pele*. http://www.flickr.com/photos/pelekool/146300603/

1 opiniones:

mudanzas madrid dijo...

la tranquilidad es sin duda la principal razón por la cual uno debe independizarse y cambiar de hogar.