3 mar. 2008

Susurros a medianoche

La primera vez que un susurro me despertó a medianoche fue una noche de semana santa de hace tres años (aunque tal detalle no tiene importancia en sí mismo).

Un "te quiero" se enmarañó entre sudores y sábanas provocando el erizamiento (que no la erección) del vello de mi oreja.

La oscuridad es la mejor aliada de las voces que nos hablan a medianoche, pues a mi parecer allí no había nadie,

Otra ocasión que tuve de escuchar esos susurros fue otra cálida noche, pero de agosto. Me revolvía entre mis sábanas empapadas en sudor y sueños pesados e interminables, cuando volví a escuchar aquella frase: "Te quiero"

¡Maldita sea! Lo he oído. Perfectamente. Con mis propias orejas. Me siento inmovil. ¿Me inmoviliza el miedo o acaso es sufro parálisis del sueño con sus consecuentes alucinaciones?

Esta noche volví a escucharte en sueños. Pero esta vez la voz se materializó. Cuando he abierto los ojos tú estabas allí, entre sudores, sábanas enredadas y sueños profundos.

¿Estuviste siempre ahí... o acaso soñé que soñaba?


Era un niño que soñaba
un caballo de cartón
abrió los ojos el niño
el caballito no vió
un caballito blanco
el niño volvió a soñar
y por la crin lo cogía
"ahora no te escaparás"
Apenas lo hubo cogido
el niño se despertó
tenía el puño cerrado
el caballito voló.
Se puso el niño muy serio
pensando que no es verdad
un caballito soñado
y ya no volvió a soñar.
Pero el niño se hizo mozo
y el mozo tuvo un amor
y a su amada le decía:
¿tú eres de verdad o no?
Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba "todo es soñar"
el caballito soñado
y el caballo de verdad.
Y cuando vino la muerte
el viejo a su corazón
preguntaba ¿tú eres sueño?
¿Quién sabe si despertó?...

Antonio Machado. Recitado por Paco Ibáñez.

Autoría de la foto: Iniverno: http://www.flickr.com/photos/iniverno/1444173467/


0 opiniones: