28 abr. 2008

Bukowski parte

Desde luego que parte... la pana... bastante. Acabo de terminar de leer su primera novela: "Cartero", cuyas páginas he devorado en cuestión de pocos días. "Cartero" me ha dejado con un buen sabor de boca, pese a lo lamentable de su traducción.

La novela, a grandes rasgos, narra las peripecias del alter ego del escritor: Henry Chinaski, durante sus años trabajando para el servicio de Correos y es gloriosamente consecuente con la vida que este personaje que es Bukowski/Chinaski ha llevado hasta su muerte en 1994.

La obra tiene bastantes frases destacables. De entre todas esas "perlas" hubo una que recuerdo especialmente: "Me aceptaron en dos empleos. El primero olía a trabajo, de modo que me quedé con el segundo" . Y es que pese a ese realismo sucio tan característico, el libro posee una carga humorística y una visión optimista ante las circunstancias de su vida que me obliga a ver a alguien entrañable tras ese autor bohemio y beodo.

En este momento he procedido a iniciar la lectura de "Escritos de un viejo indecente" y "Factotum", todos ellos a través de esta web que los facilita de forma gratuita.

Algo cojonudo de emprender una lectura de un libro en particular es cómo te puede remitir a la lectura de otro libro con el que el autor se sienta identificado. Me atreví con Bukowski tras terminar con el "Fuckowski. Memorias de un ingeniero", del que ya hablé hace algunos posts (también a causa de oir retiñir su nombre en mi oreja por bocas de terceros).

Leyendo al escritor norteamericano te remites a las páginas de Henry Miller, cuyo "Trópico de Cáncer" tengo en estado de espera (ya que a este último prefiero leerlo con más calma y dedicación por lo denso de su estilo). Ese tipo de recomendaciones es algo que valoro bastante para no estarme quieto sin lecturas a la vista...

Os dejo, de esta forma, con una recomendación literaria y con la advertencia póstuma del autor de "La máquina de follar" cuyas palabras figuran en su epitafio , que cada uno la aplique como considere: "Ni lo intentes".


"A la puta que me robó los poemas" (Bukowski)


Algunos dicen que debemos eliminar del poema los remordimientos personales,permanecer abstractos, hay cierta razón en esto, pero ¡POR DIOS! ¡Doce poemas perdidos y no tengo copias! ¡Y también te llevaste mis cuadros, los mejores! ¡Es intolerable! ¿Tratas de joderme como a los demás? ¿Por qué no te llevaste mejor mi dinero? Usualmente lo sacan de los dormitorios y de los pantalones borrachos y enfermosen el rincón. La próxima vez llévate mi brazo izquierdo o un billete de 50,pero no mis poemas. No soy Shakespeare pero puede ser que algún día ya no escriba más,abstractos o de los otros.Siempre habrá dinero y putas y borrachos hasta que caiga la última bomba, pero como dijo Dios, cruzándose de piernas:veo que he creado muchos poetas pero no demasiada poesía.


0 opiniones: