29 abr. 2008

Perdido entre la multitud de enero a domingo

Desde afuera azota el viento
lo puedo escuchar murmurando.
Su sonido encuentra hoy su eco
en un corazón congelado:
el mío.
Es viento glaciar.
El viento del infierno de Dante.
Mi peor enemigo, el viento que erosiona
mi rostro,
a mí, solo,
entre la multitud.
La actitud es tan importante...
pasas el día convenciéndote
de tu necesidad de vivir la vida,
de disfrutarla minuto a segundo, de enero a domingo.
Pero... ¡Dios! en un mundo con millones de eones
a sus espaldas
¿Puede llamarse vivir a existir de 0 a 100 años?
Si esto es así, un actor lo es
sólo
por interpretar una escena.
Mentira.
Uno vive cuando se engaña.
Y uno muere tras cada desengaño...
¿Cuál es el peso en oro
de tus sueños
cuando los han pisoteado?
¿Cuál es la valía de tus actos
o de tus pensamientos,
cuando los mismos ya han pertenecido a alguien?
Cuando son el reflejo de los mismos sueños
de las puñeteras 6.000 millones de personas restantes...
Sólo hay un valor que es tu actitud.
Hacer en clave de amor.
Y no hacer un drama de tu vida
pudiendo hacer una comedia.
Alguna vez debió decir Baudelaire:
Lo que me jode es no saber qué me hace especial
a mí
frente a vosotros.
¿Y quien es acaso Baudelaire para mí?
¿Acaso, en alguna ocasión, me dio de comer
ni tan sólo con recordar su nombre?













(La foto no tiene nada que ver, pero la pongo porque se me quedó guapa)

Eric F. Luna (c)

0 opiniones: