30 may. 2008

Broncas

Recapitulemos.

Las desgracias nunca vienen solas (dicen) y últimamente, parece ser que la desgracia ha decidido cebarse conmigo... y con mi economía.

Los negros nubarrones de la infortuna llegaron hasta a mí en forma de llamada telefónica:

-¿Si?,-dije yo.
-Hola, le llamamos desde la compañía X de telefonía. Hemos sido informados de que posee una factura sin pagar desde el mes de enero (y me llaman en mayo).
-Que va, yo no tengo ninguna factura del mes de enero.

En enero yo ya me había cambiado de compañía de teléfono, pese a todo le di bola a la señorita telefonista.

-Si señor, tiene usted una deuda con la compañía que habrá de abonar lo antes posible...

Mi opción fue de pura lógica. Colgué el teléfono e ignoré la llamada. Sabía perfectamente que no podía deberles nada de nada de enero, puesto que desde diciembre yo pertenecía a otra compañía.

Pero la cosa no acabó ahí. Las llamadas de la señorita telefonista (no se si sería la misma, la voz era parecida si acaso) se hicieron más frecuentes. Me interrumpían en horas de trabajo para reclamarme el pago de la supuesta factura cuyo importe eran 7,23 míseros euros.

Comencé a oir de mis amistades las típicas leyendas urbanas de cómo insertan tu nombre en una lista negra, negra como el tizón si no pagas y cómo te deniegan los préstamos a posteriori por este mismo motivo.

Bueno, para qué quiero otro préstamo si ya tengo una hipoteca, -pensé yo, pero ya empezaba a preocuparme el tema así que después de la última llamada de la telefonista (en la que incluso me dio la impresión de que se me faltaba al respeto, un poquito) decidí ser un borrego y pagar la factura.

Pagué la factura y les envié el recibo por fax tal como me indicaron. No sirvió de nada, continuaron las llamadas y entre tonos amenazantes la señorita me dijo:

-Mándenos otra vez el fax y si no escaneas el recibo y me lo mandas por email, ¿porque... tienes ordenador, no? ¿o no tienes?

Esto ya me tocó a mi el orgullo de telefono-parlante, de modo que, reprimiendo cantidades ingentes de ira volví a mandar el fax... y esta vez fui yo quien llamé a la compañía X de telefonía.

-Compañía X, ¿en qué puedo atenderle?
-Usted en nada, ¿Podría ponerme con xxxxxx? (después de tanta llamada me sabía de memoria su nombre y apellido)
- No ella ahora mismo no puede ponerse, dígame a mí en qué puedo ayudarle...
- Bien, verá, he pagado el importe de 7,23 euros de una factura fantasma, no paran de incordiarme casi a diario para que la pague y lleva pagada desde hace más de dos semanas, he enviado el dichoso fax dos veces, sólo quiero pedirle dos cosas...
-Dígame...
-Primero que dejen de tocarme las narices y de llamarme pidiendome que les pague, ya está todo pagado, ¿comprende? déjenme en paz...
- Sí, señor, ya está, no se preocupe...
-Y segundo... quiero un justificante que demuestre qué llamadas he hecho yo en enero por un importe de 7,23 euros.

Y aquí viene lo acojonante, el telefonista va y me dice:

-No, señor, no se preocupe, ya está pagado, ya puede olvidarse de todo, no se le molestará más...
-¿Cómo? No, vamos a ver quiero ese justificante pero ya... ¡tengo derecho!
-No, señor, usted no se preocupe que ya está todo en regla...
-Pero... ¿qué me está contando?
(a partir de este momento comencé a enumerar una larga lista de improperios que le dediqué con cariño al telefonista, a su familia y a la compañía telefónica X)

-Señor, yo no estoy diciendo palabrotas, haga usted el favor...

Otra larga lista de improperios.

Finalmente oí un ruido hueco. Había colgado.

Curioso, pero cada vez que me llamaron me solicitaron el DNI, nombre, teléfono... en esta ocasión no me pidieron ni uno solo de estos datos, y el telefonista me decía con toda tranquilidad que todo estaba solucionado.

Total, la compañía X me estafó 7,23 € y yo creo que tendré que hacer una visitilla por consumo dentro de poco.

Por otro lado, esta mañana he ido a pagar una multa, un rollo muy largo de explicar, pero la explicación de la funcionaria es que yo he sido multado por la ineptitud del agente, por no saber hacer bien su trabajo... ¿cómo? resulta que en el concepto de la multa puso lo que no debía de poner y de haber puesto lo que debía de haber puesto yo no tendría que haber pagado 60 euros... de modo que los agentes de la autoridad también son humanos... menuda novedad.

En fin, tranquilo Eric, tranquilo. ¡TRANQUILO, NO APORREES EL TECLADO CON ESA RABIAAAAA!

3 opiniones:

shura dijo...

O_o!!!!!

K te hagan pagar sin motivo en una compañia telefonica, pasa.

K te agobien y no te den el comprobante de las llamadas, pasa.

K te multen sin motivo, pasa.

E incluso que sea por un fallo del agente, pasa.

Peeeeeeeeeeeero que una imbecil telefonista, incompetente... TENGA UN MAC!!!!!. Eso si que no lo paso! xDDD.

Eric F. Luna dijo...

Jajaja... bufff!

Pitbull KR dijo...

Eso te pasa por usar el movil. No te preocupes algunos pagamos 200 € de multa por irnos a la competencia y por no solo eso, me dieron un movil roto, que reparé yo de mi bolsillo, etc, etc, etc.

http://mialacena.blogspot.com