25 jun. 2008

Es lo que chana...

Andaba yo hace unos días de visita por la casa de un colega que iba a pasarme cierta mercancia (libros y películas, no se imaginen cosas raras), cuando en plena manifestación de atracción por cierto tipo de literatura, entró en juego la palabra "chanar".

La frase exacta surgida de su boca fue: "Claro tío, es lo que chana..."

Tic, tac, tic, tac, tic, tac, tic...

Ahí es donde el tiempo se congela. El punto de inflexión. Cuando dos interlocutores mantienen un diálogo sobre gustos afines y, de repente, algo falla. El canal de la comunicación es bueno, pero el código es diferente... reajustando, bzzzz... (técnica GPS, para hallar una nueva vía de comunicación)

Mi respuesta: Eh... claro, la verdad es que sí...

Evidentemente, uno no es idiota y el cerebro sabe interpretar señales desconocidas codificándolas de manera acertada para la comprensión del mensaje.

Lo que mi colega pretendía decir, en castellano antiguo era que eso mola.

Ahora bien, dos aclaraciones:
- He dejado en evidencia mi ignorancia neolingüística del argot de la calle.
- Me ha llamado sobremanera la incidencia del "efecto danone", también conocido como "estrategia cola cao" en esta conversación.

Y es que así es... Si no me llegó a extrañar del todo el uso del término "chanar" era por mi previo conocimiento de la existencia del programa televisivo "La hora chanante" (ahora reciclado en "Muchachada Nui".

¿Cómo un sustantivo puede acabar originando un verbo o un conjunto de cosas que comparten similares características? Es obvio: Por su uso generalizado por parte de los hablantes.

Porque por mucho que la anquilosada Real Academia de la Lengua, en su afán de limpiar, fijar y dar esplendor, se entrometa, los que mandamos en última instancia somos nosotros y cuando una palabra de nueva invención se usa una y otra vez, una y otra vez, y no cesa en su evolución, la RAE se ve obligada a aceptar el nuevo término, aunque sea a regañadientes.

Diccionario Chanante
Con ganas de querer rizar un poco más el rizo (que parece que les estoy haciendo publicidad adrede a los del programita), he decidido ahondar en la casuística de esos nuevos términos que se originan sin previo aviso, topándome, finalmente, con el culmen del ámbito del nuevo palabro: el diccionario chanante.
Aquí os dejo unos ejemplos con sus correspondientes significados:

Asobinado: Algo que está manido.
Caldofrán: Especie de avecrem antiquísimo, que daba sabor a las comidas en los oscuros y difíciles años de la posguerra.
Cartoniano: Que se le ve el cartón, o sea que se le clarea el pelo.
Churretoso: Un pelo churretoso es que desde luego no está limpio. También se puede decir “grasoso”.
Enrratonao: Bajico y delgao.
Forrondosco: Entrado en carnes. También se puede decir “fondón”, “jaquetón” o “ternesco”.
Gambitero: Alguien que no para en su casa.
Gañán: Persona noble y con buen fondo pero de aspecto y maneras toscas.
Gatuno: Persona de maneras elegantes pero un pelín perversas.
Guacheras: Saliva espesa que se acumula en la comisura de los labios, de lo peor que te puede pasar. También se puede llamar “boceras”.
Manguzada: Manotazo con la mano muerta.
Regomello: Resquemor, o también, en ocasiones, tener hambre. Puede aliviarse, en este último caso, con abundantes cantidades de caldofrán.
Regulero: Que no esta bien pero tampoco está mal del todo.
Renegror, El: Lo oscuro. La oscuridad. La negrura. Eso que inunda el sótano. Todo lo que no es resplandor.
Tollina: Bofetada.
Tontuna: Chuminada. Gilipollez. Estupidez. Anormalidad. Imbecilidad. Bobada. Pero con ganas de agradar.
Tunante: Pícaro, desenvuelto.
Vacín: Vacilón, pero no en un sentido guay, sino en el sentido chungo.
Viejuno: Que está viejo. Mayor. Anciano. Caducao mayormente.
Zanguango: Mangurrián.


Señores de la R.A.E. vayan tomando nota...

4 opiniones:

Antonio Rentero dijo...

Lo mejor es que hay mucha guasa con el lenguaje chanante, pero los que hemos pasado veranos y vacaciones en pueblos (Moratalla, en mi caso) tenemos un master en este lenguaje, por no hablar de su particular acento, entonacion...

-Eleh, poh´andeh?
-Ailante´h.

Traduccion:

-Hola ¿donde vas?
-Hacia alli delante.

Y asi.

Ledicia dijo...

Se te ha olvidado mencionar lo de la "menestra", porque yo estoy escuchando eso de "miembras" ultimamente hasta en la sopa, si esto sigue así, que supongo que si, dentro de no mucho supongo que tendrán que aceptarlo tb e incluirlo estos de la RAE.

Un saludo!!

Eric F. Luna dijo...

Ja,ja,ja...

Antonio, los orígenes son innegables. Recuerdo con cariño cómo, en mi infancia, ir a ver a mis tías abuelas era "ir anca' las chachas"..

Y Ledicia no te quito razón, creo en la igualdad de sexos, pero alguien debería defender el género neutro... ¿no?

Anónimo dijo...

Es enratonao no enrratonao!, jaja, claro es que como lo son de la RAE ya no hace falta escribirlas bien..