27 jul. 2008

¿Qué pasaría si McCain ganara las elecciones?

Estamos a un paso de las elecciones en uno de los paises más poderosos del globo. En noviembre de este mismo año, Estados Unidos entrará en un proceso electoral y democrático (ojalá) que sacará a George W. Bush de la Casa Blanca.

Quienes rivalizan por meter el pie dentro de la consabida Casa, son dos nombres que hoy ya todos conocemos: Barack Obama y John McCain.

Del primero sabemos bastante. Casi todos los semanas, el candidato demócrata copa algún espacio dentro del maremagnum de los mass media, dando como resultado una imagen olímpica (casi heróica) hacia su persona.

Lo hemos visto, recientemente, exportando su campaña del Yes, we can (en el que, me huelo, se inspiraron para dar ánimos a nuestra selección la pasada Eurocopa) por las naciones de la vieja Europa, haciendo migas con dirigentes del peso de Sarkozy o Merkel.

Sin embargo, poco sabemos del candidato republicano John McCain. El actual senador por Arizona no ha llevado a cabo ninguna campaña que pueda igualar en eficacia a la del candidato afroamericano. No hay videos promocionales con canciones que conmueven. No hay precampaña fomentada a través del uso potencial de Internet (de hecho, el republicano admite ser un cero a la izquierda en cuestión de nuevas tecnologías y canales de comunicación del siglo XXI).

Pero aunque sea escasa la información que tenemos en torno a él, si sabemos de Dios es porque conocemos al diablo...

De hecho John McCain es el oponente perfecto para un candidato mesiánico como Obama. Goza de bastante impopularidad debida a su característico mal humor y una serie de "meteduras de pata" políticamente incorrectas, como el hecho de haber bromeado sobre el incremento en la exportación de cigarrillos para matar iraníes o de rodearse de asesores que tienen la lucidez de admitir que "otro 11-S sería bueno para la campaña de John McCain".

Las fichas están sobre el tablero. Rey negro y rey blanco. Un candidato idóneo y un candidato odioso.
Todo parece tan fácil... pero, ¿Qué pasaría si, contra lo que pudieran indicar los sondeos allá por el próximo otoño, John McCain saliera elegido presidente de los Estados Unidos?
Por la impresión general que dan ambos candidatos, resultaría improbable que McCain saliera victorioso, pero ¿no es igual de improbable que tras un controvertido gobierno por parte del equipo de Bush, se abandone tanto la imagen mediática de una pieza política tan valiosa?

Dentro de unos meses, uno de los candidatos dará jaque mate al proceso electoral. Será interesante ver si se dan jugadas imprevistas...

Referente a la foto: El ex-presidente Nixon estrechando la mano de un joven John McCain que resultó herido en Vietnam.

2 opiniones:

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Yo no puedo votar, aunque tanta publicidad parece que los europeos votamos en las elecciones del Imperio, que no estaría mal, ya que ellos son los amos.
Pero el Obama me da mala espina, mucha parafernalia, mucha parafernalia... Y cuando habla, su mensaje no se diferencia de nada del que nos tiene acostumbrados el Imperio.
No sé, no sé...

Eric F. Luna dijo...

Eso es lo que me inquieta... Nunca nada es lo que parece.