13 sept. 2008

Crisis


Os veo (nos veo) hablando por las calles (aunque no escuchando) hablando de cuestiones triviales, asuntos sin importancia, más comunicados que nunca, tan solos como siempre.

Mientras camino en línea recta veo a un par de jóvenes andrajosos que rebuscan en la basura (el que no está metido de cintura para arriba en el contenedor se da la vuelta y me pide un cigarro), tres hombres enfundados en gemelos trajes conversan con secretismo de algún negocio, como si fuera el mayor arcano nunca oído por hombre alguno y una mujer de mediana edad sale de su tienda favorita, mientras habla por el móvil acerca de sus últimas compras.

Al otro lado de la línea telefónica alguien espera que su interlocutora se deje de tanta charla banal y le pregunte si realmente es feliz. Eso no va a ocurrir.

En la sociedad del iPhone nadie quiere oir hablar de profundos sentimientos (si no proceden del cine o la televisión). Hoy la gente quiere escuchar la versión censurada y sin extras de tus problemas. A veces ni eso.

Una cucaracha roja surge de las bolsas de basura instaladas en el suelo y camina perpendicular a mí hasta cruzarse con un charco. Ha estado lloviendo mierda estos días. El hombre del tiempo asegura que es agua de lluvia. Pero yo se que es otra sustancia tan sucia y pegajosa como las lágrimas.

Nubes negras de lágrimas... ¡menuda idea!

Dicen que estamos en crisis... lo estamos. Pero desde mucho antes de que el aumento de tasa de pobreza o los promotores en suspensión de pagos coparan los titulares de los periódicos.
La única diferencia es que en mi cartera se teje más telaraña.

Creo leer de pasada que se vende alma por embargo, con dormitorio y garaje, antes 180.000, ahora 126.000... No, perdón, todo ha sido un espejismo.





1 opiniones:

(c) Javier Illán dijo...

cRIsIS??

hAS DICHO LA TALABRÁ TABÚ, eSTAS ELIMINADO!!!

JE jE. uN SAlUDiTo BRODA.