26 nov. 2008

La crisis definitiva (o por qué todo es más fácil en las versiones para niños)

Veamos:
Esta tarde me encontraba a lo mío (cataloga que te cataloga) cuando me he encontrado con otro libro infantil que me ha llamado bastante la atención. Me atraen los libros infantiles porque dentro de su simpleza intentan explicar a los niños, conceptos que hasta para un adulto resultan complejos.

El libro en cuestión se titulaba El tesoro del campesino o algo por el estilo.
La historia que se narraba era la que sigue:
Un agricultor (ya algo viejuno) decide que ha llegado la hora de jubilarse y empezar a cobrar la pensión que el Estado le debe por tantos años trabajando bajo el sol como los lagartos.
El problema es que este señor ha decidido legar esas tierras, que tantas penas y alegrías le han proporcionado, a sus tres hijos. Tres pedazos de holgazanes que no han visto un parral en su vida.
Así que en lugar de decirles claramente lo que hay: "Chavales, a partir de mañana, a levantarse a las cinco de la madrugada que aquí el menda se jubila"; decide engañarlos diciéndoles que bajo la tierra hay un tesoro escondido y que para dar con él habrán de cavar y cavar.
Los pobres ilusos, que ya se ven nadando en la opulencia, se tiran de cabeza al campo, se hacen con los útiles necesarios y ¡ale! ¡a cavar!.
Como de entrada no encuentran tesoro alguno, deciden aprovechar unos hoyos tan hermosos para plantar todo tipo de cereales y hortalizas (total, el agujero ya está hecho).
Cuando finalmente se dan cuenta del engaño, ya es demasiado tarde, dependen demasiado de su sueldo mileurista de jornalero y no pueden pensar en otra cosa que en su jornada laboral de doce horas.
Eso sí, el cuento tiene moraleja: No hay felicidad tal como la que proporciona el trabajo.
Total, que los tres hermanos se encuentran al final de la historia con una sonrisa en el rostro (o una mueca de asco, uno nunca sabe) y una resignación que a su vez se ha transformado en conformidad, que a su vez se ha transformado en felicidad, que a su vez se ha transformado en el único sentido de sus vidas... vidas breves, vidas fútiles, motas de polvo en la última esquina de un gran salón comedor.

Y vosotros diréis, ¿y esto a qué viene?

Bien, la cosa es que llevaba un rato intentando imaginar que un ser extraterrestre procedente de un planeta o dimensión desconocida llegara a la Tierra y se preguntara por qué andamos todos tan revueltos con el tema de la crisis. ¿Acaso entendería él lo que implica una crisis para el ciudadano de a pie?

Lo de la técnica del marcianito no es por nada, sólo que al igual que los cuentos infantiles es una forma sencilla de simplificar aquellos conceptos que, de otra manera, nos resultarían complejos o difíciles de comprender.

Lo primero sería explicarle al E.T de marras qué es el dinero. Por supuesto, sin dinero no habría crisis que explicar:

Yo: Muy sencillo, cada país posee una entidad que fabrica papelitos de colores a los que pone unos números que señalan cuál es el valor de cada papel, cinco, veinte, quinientos... con esos papelitos se paga todo lo que ves a tu alrededor: edificios, comida, medicinas, servicios...
Extraterrestre: Aaaah... pero ¿es que cada papelito está hecho con un papel distinto? ¿y por eso unos valen más y otros menos?
Yo: Eeeh... no, creo que no, vamos.
Extraterrestre: Hum, y ¿quién fabrica esos papelitos?
Yo: Pues aquí en España antes era la Casa de la moneda y timbre, aunque ahora con el rollo éste de la Comunidad Económica Europea, creo que quien se encarga de todo lo referente a la creación del dinero y la cantidad de billetes en circulación es el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo.
Extraterrestre: Aaah... oye, antes has dicho que todo se paga con esos papelitos, entonces, ¿hacer dinero también cuesta dinero?
Yo: Estooo... claro. Supongo.
Extraterrestre: ¿Y cuanto cuesta?
Yo: Puesss... déjame que lo consulte en el Google un momento... ¡Ah, mira! Aquí pone que hacer cada billete cuesta exactamente seis centímos de euro.
Extraterrestre: ¡Qué poco! Y luego cuando te lo dan a tí puede valer hasta veinte euros... ¡o quinientos!
Yo: Bueno, no es que me lo den exactamente...
Extraterrestre: ¿Ah, no? y entonces ¿cómo lo consigues?
Yo: Bueno, pues se consigue trabajando.
Extraterrestre: ¿Trabajar, qué es eso?
Yo: Trabajar es pasar una buena parte del día en un sitio haciendo algo que sabes hacer y a cambio, tu empresa te da en billetes lo que considera que vale tu esfuerzo.
Extraterrestre: Ah, creo que ya lo entiendo, así que luego esos billetes tu los cambias por cosas bonitas que te gustan ¿no?
Yo: Eeeh... más o menos. Esto es así con las cosas pequeñas de poco valor, pero para comprar cosas grandes como una casa o un coche normalmente se le pide el dinero a un banco por anticipado y luego se le devuelve ese dinero más otro montón de dinero más por habértelo prestado.
Extraterrestre: ¿A un banco? pero, ¿no es un banco el que fabrica el dinero tan barato?, además, si ese banco necesita dinero para fabricar dinero ¿no lo pueden pagar ellos? Ya que fabrican el dinero sería lo justo... No entiendo por qué entonces tienes que devolverle más dinero del que te han dejado... ¡ellos hacen el dinero! ¿no?. (A estas alturas, nuestro amigo, el interespacial se plantearía cuestiones como: ¿Pero que necesidad teneis de una moneda de cambio tan fluctuante y arriesgada? ¿Acaso no teneis en la Tierra recursos suficientes como para abastecer a toda la población mundial? ¿O es que sois tan idiotas como para haber dejado todo el control de esos recursos en manos de unos pocos que los explotan para su beneficio?)
Yo: Eh, sí, eeeh... ya, pero como te están haciendo el favor de prestártelo por adelantado pues tienes que darles más dinero... por el favor.
Extraterrestre: ¿¡Pero qué favor!? ¿no has dicho que para conseguir ese dinero tienes que pasarte buena parte del día en un sitio haciendo algo? ¿Acaso ese dinero que pides al banco lo usas en caprichos tontos e innecesarios?
Yo: Hombre, capricho, lo que se dice capricho... En realidad tener una vivienda es un derecho social.
Extraterrestre: ...Ahora sí que no entiendo nada.
Yo: Pues imagínate yo.
Extraterrestre: ¿Me vas a explicar entonces qué es todo esto de la crisis?
Yo: Bufff... ¿qué tal si lo dejamos para otra ocasión? Sabes quien te podría explicar bien el tema de la crisis:

Por un lado Sami Näir, un filósofo, politólogo y sociólogo argelino que ha sido tachado de comunista por ir en contra de la privatización de otros servicios sociales como la sanidad o la educación. Él mismo piensa que "éste sistema no funciona (el capitalismo liberal), que padece un cáncer generalizado".

Por otro lado, Ignacio Ramonet, un intelectual español que no le vaticina demasiados años más de vida al actual sistema financiero mundial.

Extraterrestre: Y si todo funciona tal y como has comentado ¿hay alguien que crea en lo que dicen estos dos señores? no parece una postura muy seria la suya.
Yo: Hombre, no se qué decirte. De hecho, ellos dos fueron invitados de excepción en el Foro de Mundialización que tuvo lugar hace dos días aquí en Murcia.
Extraterrestre: Pero, ¿la gente se ha enterado de esto?
Yo: La verdad, entre tú y yo. Con esta crisis acechando encima de nuestras cabezas, ¿tú crees que la gente tiene tiempo para perderlo en estas tonterías?

Frases... de libro (7)


"Rechazo la guerra por entero y todo lo que entraña... Yo no la deploro... ni me resigno... ni lloriqueo por ella... La rechazo de plano, con todos los hombres que encierra, no quiero tener nada que ver con ellos, con ella.
Aunque sean noventa y cinco millones y yo sólo uno , ellos son los que se equivocan y yo quien tiene razón, porque yo soy el único que sabe lo que quiere:
No quiero morir nunca."

De Viaje al fin de la noche (Louis-Ferdinand Céline)

Conozcan a Noam Chomsky


Madre mía... miro la fecha de mi último post publicado y pienso "¡Madre mía!" pero como pasa el tiempo.
He estado remoloneando un poco por el camino y con otros proyectos en mente. Pero como no soy de perder las buenas costumbres regreso a volcar algo de mí en este blog que es lo más parecido a mi propia sombra.

Hoy paso a dejaros un simple apunte:
Descubrí no hace mucho un documental sobre la vida y obras de Noam Chomsky.

Para los que no lo conozcais os puedo decir que la primera vez que oí hablar de él fue en la universidad, en las arduas y tediosas clases de Lingüística documental. Y es que el bueno de Chomsky, antes de ser uno de los más duros activistas al que han tenido que hacer frente los Estados Unidos, fue un novedoso investigador en el campo de la lingüística.

De él, llegó a decir el New York Times que se trataba del más importante de los pensadores contemporáneos. Eso, pese a las críticas ejercidas por Chomsky hacia el conjunto de los medios de comunicación en general y hacia el propio New York Times, en particular.

...

Bien, acabo de comprobar que esta peli no puedo colgarla aquí, así que os dejo el enlace, no teneis más que pinchar aquí.

Os recomiendo, además, que deis una vuelta por esa misma página y echeis un ojo a los documentales que ofrecen, hay algunos dignos de ver.

PROXIMAMENTE: Algo más currao', que ya está bien por hoy...

13 nov. 2008

De imprevisto, un poeta

Esta mañana (temprano, como a las ocho y media), me he topado con un indigente y con su perro.

El indigente ni me ha visto (el perro sí).
El indigente estaba más ocupado vociferando y aullando frases sin sentido frente a una iglesia... o eso creía yo.
Aprovechando que el indigente no se había percatado de mi presencia (únicamente nos encontrábamos él y yo en la calle) me he detenido a escuchar lo que estaba diciendo porque... detrás de aquellas palabras a grito pelado sí que había algo con sentido.

Esto (tal cual lo reescribo), es exactamente lo que este hombre estaba recitando ante el templo:

"...Hijo de la noche,
en los bolsillos
no llevo nada.
Hijo de la noche,
yo a tí
no te debo nada.
Yo, que maté
a un hombre con mis manos,
y tres que estaban con él
no pudieron detenerme.
Yo, que pasé cuatro años
encerrado en un manicomio
y ocho años más
pudriéndome en la cárcel..."

Increible lo que este hombre estaba soltando por su boca, quizá sin saberlo.
Expresa, comunica, transmite, te infecta de su dolor.
Si álgún día me preguntan, qué es para mí la poesía, ya sabré qué responder.

12 nov. 2008

¿Realismo sucio en literatura infantil?

Catalogando una obsoleta colección de cuentos, me he encontrado con esto:

Este cuento, leído desde una perspectiva perversa es como si Salinger, Fante o Bukowski se hubieran dedicado a escribir cuentos para niños...
Conclusión: Trabajar demasiado no es bueno.

10 nov. 2008

6 cosas para sentirse bien

Bien, por una vez (y sin que sirva de precedente) me uno a la proposición hecha por un coleguita y voy a listar seis cosas que me alegran la vida. Seis requisitos que garantizan mi felicidad siempre que están presentes:

  1. La libertad, que como me dijo una buena amiga, no se trata de carecer de responsabilidades, sino de poder elegirlas.

  2. El amor. Hagámoslo en la cama, o en esa mirada furtiva que me dedicas. En cada palabra cargada de pasión, comprensión o cariño. En privado o en público. Encima o debajo.

  3. La escritura. Cuando se ha convertido en una necesidad como la de ir al baño es necesario dar rienda suelta a las palabras, sobre el documento de word en blanco.

  4. La lectura. Coge un buen libro, hazlo tuyo y devóralo. Si es un mal libro no importa que lo dejes apartado. Apaga la televisión. Deja que el mundo gire a su ritmo, yo daré las vueltas que tenga que dar.

  5. Una idea. La suerte ni se crea, ni se destruye. Todo depende del esfuerzo que ponemos sobre aquellos proyectos que tenemos en mente, cualquier iniciativa que nos empuje a mejorar y a enriquecernos individualmente.

  6. La playa. Todo placer es susceptible de mejorar si se lleva a cabo en una playa. Una costa soleada, allí donde la civilización termina y cuya orografía nos recuerda que una vez fuimos simples monos y antes que eso, no fuimos nada. Podreis encontrarme allí si no sabeis donde estoy.
Gracias, Javi Illán por el meme.

8 nov. 2008

Frases... de libro (6)


" -Apuesto a que conoces a un montón de mujeres -dijo Hilda-. Hemos leído tus libros.
-Escribo ficción.
-¿Qué es ficción?
-La ficción es una mejora de la realidad."


De Mujeres (Charles Bukowski)

7 nov. 2008

El punto de no retorno


Hay un momento, en la vida de todo aquel que se dispone a dejar un trabajo, en el que se experimenta un combinado de sensaciones abrumadoras (miedo, incertidumbre, cierta melancolía...).
Por otro lado, uno suele recibir a cambio el influjo de una refrescante brisa de cambio y esperanza. Como el hecho de que Obama sea el hombre más poderoso del mundo.(Nota del autor)

El lunes por la mañana oficialmente colgaré el uniforme de hombre-carpeta para la revista Entrelíneas (además del resto de mis responsabilidades actuales) y me dedicaré plenamente a mi segundo oficio: Bibliotecario a sueldo. Un mercenario de la letra impresa. Uno de esta especie.

No quiero dejar de desearle a mi ya (casi) ex compañero Gerardo C. Saura toda la suerte del mundo con la revista en mi ausencia. Estoy seguro de que le irá bien. Mis escritos seguirán estando en su correo y mi disposición para tomar unas cañas estará ya en el bar, esperando.

Me espera una vida más relajada, con más tiempo para mí y un sueldo que sobra y que basta.

Ahora perdonad por daros la chapa
... pero tenía que soltarlo.

4 nov. 2008

De muchos... uno


Falta relativamente poco tiempo para descubrir cuál será el próximo presidente de los Estados Unidos.
Personalmente, creo que habrá pocas sorpresas en torno a este tema: Ganará Obama.
No habrá pucherazo. No habrá tiradores solitarios que atenten contra el primer presidente negro de esta nación. Todo seguirá su curso natural.

Hay mucha gente que ha depositado sus esperanzas en la victoria del candidato demócrata. Demasiada gente a la que el rostro afable y las supuestas intenciones de cambio de Obama han sido más que suficiente para otorgarle el voto.

La pregunta que se me plantea es: ¿Por qué le damos tanta importancia los españoles a estas elecciones?

Ayer, en la prensa una columnista del montón planteaba que si "un marciano llegara en este momento a la Tierra pensaría que el mundo entero celebra sus elecciones". Y así es. Es la impresión que da... ¿Alguien sabe quien gobierna en Finlandia, en Noruega o en Suiza?
...

¿Por qué ocurre esto?

A mi cabeza viene la idea de imperialismo.
"Imperialismo" es un término tan escuchado en boca de alterados líderes sudamericanos que ha llegado a perder su eficiencia. Se trivializa al hablar del "Imperio" o de la "política imperialista de EEUU".

Sin embargo, podemos ver un pequeño homenaje hacia el imperialismo cada vez que comes en un McDonalds o en un Foster Hollywood, cada vez que usas tu Master Card al realizar una compra, cada vez que fumas un cigarrillo manufacturado por el grupo Altria (antiguo Philip Morris), cada vez que montas en tu Ford Focus, cada vez que maldices a Windows o cuando dentro de poco adquieras tu primer iPhone.

De la misma forma que en Hispania o Lusitania (Portugal) se usaba la calzada que había promovido el Imperio Romano.
Te hacen la vida más fácil... pero les perteneces más de lo que crees.

Hay un dato que me resulta bastante curioso. No quiero pecar de suspicaz, sólo es que me resulta divertido:
El escudo que veis en la parte superior de este post es uno de los símbolos 100% americanos. El águila de cabeza blanca sosteniendo trece flechas y una rama de olivo. Detrás de ella, un lema en latín: "E pluribus, unum", o lo que es lo mismo "De muchos, uno".

Por esto son tan importantes las elecciones en EEUU. Porque de entre muchas naciones (al igual que en "Los inmortales") sólo una puede alzarse sobre todas las demás...
Y ningún Obama ni ningún McCain hará por cambiar eso.