4 nov. 2008

De muchos... uno


Falta relativamente poco tiempo para descubrir cuál será el próximo presidente de los Estados Unidos.
Personalmente, creo que habrá pocas sorpresas en torno a este tema: Ganará Obama.
No habrá pucherazo. No habrá tiradores solitarios que atenten contra el primer presidente negro de esta nación. Todo seguirá su curso natural.

Hay mucha gente que ha depositado sus esperanzas en la victoria del candidato demócrata. Demasiada gente a la que el rostro afable y las supuestas intenciones de cambio de Obama han sido más que suficiente para otorgarle el voto.

La pregunta que se me plantea es: ¿Por qué le damos tanta importancia los españoles a estas elecciones?

Ayer, en la prensa una columnista del montón planteaba que si "un marciano llegara en este momento a la Tierra pensaría que el mundo entero celebra sus elecciones". Y así es. Es la impresión que da... ¿Alguien sabe quien gobierna en Finlandia, en Noruega o en Suiza?
...

¿Por qué ocurre esto?

A mi cabeza viene la idea de imperialismo.
"Imperialismo" es un término tan escuchado en boca de alterados líderes sudamericanos que ha llegado a perder su eficiencia. Se trivializa al hablar del "Imperio" o de la "política imperialista de EEUU".

Sin embargo, podemos ver un pequeño homenaje hacia el imperialismo cada vez que comes en un McDonalds o en un Foster Hollywood, cada vez que usas tu Master Card al realizar una compra, cada vez que fumas un cigarrillo manufacturado por el grupo Altria (antiguo Philip Morris), cada vez que montas en tu Ford Focus, cada vez que maldices a Windows o cuando dentro de poco adquieras tu primer iPhone.

De la misma forma que en Hispania o Lusitania (Portugal) se usaba la calzada que había promovido el Imperio Romano.
Te hacen la vida más fácil... pero les perteneces más de lo que crees.

Hay un dato que me resulta bastante curioso. No quiero pecar de suspicaz, sólo es que me resulta divertido:
El escudo que veis en la parte superior de este post es uno de los símbolos 100% americanos. El águila de cabeza blanca sosteniendo trece flechas y una rama de olivo. Detrás de ella, un lema en latín: "E pluribus, unum", o lo que es lo mismo "De muchos, uno".

Por esto son tan importantes las elecciones en EEUU. Porque de entre muchas naciones (al igual que en "Los inmortales") sólo una puede alzarse sobre todas las demás...
Y ningún Obama ni ningún McCain hará por cambiar eso.


3 opiniones:

Anónimo dijo...

Yo sigo y seguiré 'votando' a Chávez.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Pero no se nos olvide que el "negro" (o afronegro, para ser políticamente correctos), no es de ningún grupo marginal, que vive bien, muy bien, que de "negro" de manhattan tiene poco... Y tan poco que ha conseguido más dinero que el "blanco".
¿A qué compromisos le obliga ello con quienes le han dado el dinerillo?

Eric F. Luna dijo...

Anónimo:
Algo exagerado en sus gestos y en sus acciones, pero... ¡nos vende petroleo!

Paco:
Creo que da igual que gane el rey negro o el rey blanco, tú lo has dicho todo al hablar de "compromisos".