9 dic. 2008

El blues de los viejos olvidados

Su historia es triste. Aunque no de la clase de tristeza de aquellas desdichadas canciones de amor, que lloraban a amores no olvidados, en sombrías tardes de lluvia.
(Os recomiendo que acepteis la compañía, de nuevo, del Sr. Waits para esta historia)



Toda la vida adquiriendo la sabiduría necesaria. Imaginaos, toda su existencia anhelando poder abarcarlo todo en su pequeña cabecita plana.
Aprendiendo, también, de lo mostrado.
El que sabe enseña al ignorante. Es la ley de la naturaleza, los conocimientos han de transmitirse para la supervivencia de la especie e ir así acumulando experiencia.

Cuando aún eran jóvenes provocaron admiración entre los chicos y alguna que otra inevitable sonrisa picarona, por parte de ellas.
Seducían a la gente. Algo que pocos consiguen.

Sin motivo aparente, el tiempo acometió junto con sus estragos y sin saber por qué dejaron de ser atractivos a los ojos de la gente y sus teorías comenzaron a parecer obsoletas. La gente ya no quería escucharlos.

En el lecho de vejez, la inminente llegada del Fin es sólo cuestión de tiempo. Una anatomía demasiado ajada, un aspecto deslucido... En su interior, aún alberga cada uno de ellos todo su conocimiento de antaño, celosamente, como si pretendiera llevárselo al más allá...

...Aunque eso nunca evitará que finalmente sea confinado en una caja con rumbo a...

...a alimentar a los gusanos para disfrute de las generaciones venideras.
Unos serán mejores que sus antecesores. Muchos no llegarán a ser ni la sombra de lo que fueron.


Para los profanos: esto es lo que en argot bibliotecario se conoce como expurgo...
Yo lo llamo funeral.

4 opiniones:

hm dijo...

¡Qué lastima de libros!... espero que haya un cielo para ellos...

Cristina dijo...

Bonita historia...pero siempre hay libros que te alegras sobremanera de poder expurgar. Y si pudieras harías una bonita pira funeraria con ellos ;)

Eric F. Luna dijo...

Hm:
Yo si eso esperaría a que nadie mirara para salvar alguno de la quema.

Cristina:
Ale ¡perfecto! a la mierda el sentimentalismo... ¡Pirómana! jaja.

Un saludo a los dos.

bluesswing dijo...

Real como la vida misma...pero tuvieron su momento...por su bien esperemos que lo disfrutaran.