29 ene. 2009

Dinero, mentiras y tarjetas de crédito


Voy a ser completamente sincero con vosotros. Os voy a contar algo que le pasó a un amigo... ejem... de un amigo.
Este chaval (un tío alto, sano, simpático) terminó sus estudios. Y como no se le ocurrió nada mejor que hacer pues se dedicó a buscar empleo. Encontró uno, por 900 euros al mes, era esclavizado frente a un ordenador, diez horas al día en un cuartucho de 5 por 2 metros.

Oyó la sinfonía de la primera nómina. Sonaba excelsa, celestial...

Un día, este amigo, escuchó los consejos de, llamémoslo de algún modo, el señor X.
El señor X sabía lo que se cocía por aquel entonces por el mercado inmobiliario y decidió aconsejar a este buen muchacho.
-Ahora es el momento de comprar una casa, -le dijo-, en el peor de los casos siempre podrás venderla.

Mi amigo, o el amigo de mi amigo lo pensó, lo meditó, caviló y caviló.
Al final llegó a una conclusión. No parecía haber nada malo en ello. No parecía tener ningún riesgo dicha operación...

Cuando esto sucedió, la burbuja inmobiliaria estaba inflándose e inflándose a un ritmo vertiginoso. Él no lo sabía en ese momento. Como tanta otra gente, se enteró después.
Tampoco tenía mucho sentido pensar de otra manera en aquel entonces.
Era como si los supervivientes de un tsunami, viendo ya a salvo las imágenes aéreas dijeran: ¡Ah, mira, por ahí venía, teníamos que haberlo visto antes!

El caso es que este amigo, a día de hoy luchando contra viento y marea y contra el euribor, cual capitán Ahab, medio enloquece al descubrir la verdadera cara de la Gran Ballena Blanca a través de documentos como éste:



Y me pregunto yo, ¿Cómo es capaz esta gente de enriquecerse a costa de que el mundo contraiga una deuda que no puede pagar?...
¡Ah, espera! Con el precario sistema educativo actual, con el que algunos llegan a la universidad sin saber hacer una raíz cuadrada, no tienen nada que temer...

(El vídeo lo he robado del blog de esta coleguita. Gracias por el préstamo a bajo interés)

7 opiniones:

Stultifer dijo...

Y los bancos siguen mostrando sus cuentas de beneficios millonarios. El amigo de tu amigo no debe dejar de pagar la cuota de la hipoteca si no quiere tener problemas. Pero lo tiene sólo regular.

bluesswing dijo...

De nada colegui!!!!!....a disponer.
Abrazo luminoso

SONIA dijo...

Dios qué bueno este tipo, joder y luego nada más que hablan de tonterías y gilipolleces discutiendo sobre el vestido de la ministra o qué se yo...

Javier Illán dijo...

yo conozco a otro amigo. a este le salio bien la trampa y engañó a un tercero. se benefició de la burbuja, pero no huyó volvió a recaer, ahora es presa del euribor.


Un saludo, paz

Stanley Kowalski dijo...

Pobre amigo! Qué lástima que no lee los diarios argentinos, de ser así no hubiera hecho ninguna transacción, pues aquí, lo que le pasó, sucede todos los días.

BESOS

Eric F. Luna dijo...

Stultifer:
Sí claro, la banca siempre gana.

Bluesswing:
Lo mismo digo.

Sonia:
Sí, es todo un personaje, pero desde luego lo que él dice es bastante más interesante que conversaciones sobre vestidos de ministras.

Javi:
A ese creo que yo también lo conozco.

Kowalski:
Pues sí, supongo que de haberlo sabido antes...

hm dijo...

Jajaja, qué bueno el vídeo...

Si la culpa es nuestra por pensar, pero eso lo van a solucionar los políticos con la mierda de sistema educativo que están montando. Como las nuevas generaciones no van a pensar, pues no se van a enterar de estas cosas y van a ser mucho más felices...