7 ene. 2009

Porca miseria

Odio el 7 de enero.
Lo odio sin más. Es un día odioso porque sí.
Bueno, porque sí, no. Es un día odioso porque todo vuelve a la "normalidad".

¿Os habeis fijado que si a 7 le restamos 1 (por encontrarnos en enero) da 6, que si al mismo tiempo le restamos ese resultado a la terminación de este nuevo año (09) da 3, que sumado al prefijo del año (20) da 23? (apunte cinéfilo al que no hay que darle más importancia).

Esta mañana, al salir de casa un viento helado me aconsejó que no fuera a trabajar. Intenté zafarme de él y no le hice ni puto caso.
Seguídamente, tras cruzar las puertas de la biblioteca, me dispuse a emprender el trabajo más tedioso y mecánico de los que allí se me ocurren: tejuelar (es decir, pegar las pegatinitas que veis en los lomos de los libros cuando vais a la biblioteca... ¿qué? ¿te parece que me quejo por nada? Prueba a pegar 400 del tirón, listo).

A la hora del descanso gusta uno de informarse. Un vistazo a la prensa diaria me permite comprobar que el mundo sigue echando peste. Prosiguen los pepinazos sobre el territorio de Gaza (luego me entero por televisión que se ha establecido una tregua).
Cualquiera puede darse cuenta de que eso de presionar a Hamás haciendo de la ciudad, un solar, es una tremenda tontería. Hay una expresión para eso en el castellano, por ser un idioma tan rico: Matar moscas a cañonazos.
La imagen del día, no obstante, es la de una mujer palestina, de unos cincuenta años, civil, echada sobre un charco de sangre e implorando que alguien la ayude.
En lugar de eso el fotógrafo la obsequia con un retrato.

Al volver a casa un mal gesto, un mal paso, provoca una discusión con un ser querido. Mierda. Es este día siete... lo mire por donde lo mire ¡da 23!

Vuelvo al curro por la tarde y por el camino recolecto algunas micro-conversaciones de la gente de la acera: ¿La familia? ¡mal!, por ejemplo, mi tío... Pues sí, este año se han portado bien... Pues mira, he mirado en Zara y Pull & Bear y es que no llegan ni al treinta... Estamos a día siete y no se de donde voy a sacar el dinero...

Por un lado me fastidia no conocer el desenlace de cada historia (es como perderte el final de una peli).
Por otro lado, pienso que tampoco me interesan tanto.

Me las conozco de memoria.

13 opiniones:

hm dijo...

Jajaja, a mi me pasa eso, pero con todo... siempre quiero saber que le pasa a esa gente, igual que quiero saber que le pasa a los protagonistas después de un libro, de una película o de una canción...

... quizá por esome decepcionan las segundas partes... cuando sé que pasa.

Stultifer dijo...

Levantarse a las 6.30 con algo de frío y tras haber dormido fatal. Cojer el coche, hacer 20 kilómetros entre semiatascos de autovía que despierta. Llegar a la oficina y ver la mesa. Ordenar y eliminar todo lo que se ha acumulado en los últimos 19 días de vacaciones. Escuchar el teléfono. Besar y saludar. Escuchar tonterías varias generalizadas. Siempre se ha muerto alguien en "estas fechas tan señaladas". Oler la mezcla de tabaco y café de una pestilente boca a las 8 de la mañana. Ver al jefe deseando que se lo trague la tierra. Y mañána más...

Cristina dijo...

Cómo anda el patio. Creo que me voy a tomar otro café y luego si eso ya vuelvo...

Sero dijo...

ese último momento me lleva al cielo sobre berlín.

Eric F. Luna dijo...

Hm:
Ya sabes lo que dicen de las segundas partes...

Stultifer:
Bueno, por lo menos veo que no soy el único.

Cristina:
Tranquila, el 8 de enero ya es otra cosa...

Sero:
Buena película.

Un saludo a todos.

Cristina dijo...

Tranquila, el 8 de enero ya es otra cosa...

Bueno es saberlo...a ver con qué nuevo post nos alegras el día ;)

Javier Illán dijo...

RECUERDO una conversación en un café concierto con nombre de fruta en la que llegamos a la conclusión de que todo da 23 WOOP

sALUd hERMANO

bluesswing dijo...

23 o 25, piensa que tienes un puesto de trabajo, que no tienes que hacer largas colas en la oficina del INEM a la intemperie, y que en lugar de atender gente sin trabajo, has podido realizar un trabajo manual y algo mecánico cobrando el mismo sueldo de siempre, atiendes personas con "intereses culturales" y que hay calefacción en la Biblioteca y también un ambiente silencioso. Mañana será otro día y piensa que siempre puede ser el último, así que soluciona el problemilla con tu ser querido y dile que le quieres. Un abrazo.

[..La chica triste que te hacía reír..] dijo...

Cuando salí de ver esa película iba obsesionada con un amigo sumando y restando cada matrícula que se cruzaba con nuestros pies para conseguir la cifra 23. Si te lo propones, cualquier unión puede dar esa cifra... Menudo argumento.

En fin, me ha hecho gracia (si es que se le puede llamar así...) el comentario que has hecho al respecto de la imagen de la mujer en el suelo sobre un charco de sangre implorando ayuda y el fotógrafo que la obsequia con un retrato y cien mil portadas de periódicos.
Me ha recordado aquella lucha moral que nació de la fotografía de una niña desmayada en medio del desierto con un buitre deseando devorar su cadáver, del fotógrafo Kevin Carter. Una fotografía que si no recuerdo mal se llevó el Pulitzer. Entonces desató la lucha entre si lo correcto hubiera sido ayudar a la niña o esperar durante horas, tal y como hizo, para que el buitre se acercara y pudiera coger la instantánea de ese momento. Con esa fotografía, según comentaban, mostraría el sufrimiento del pueblo a todo el resto del mundo. Fabuloso. ¿A favor o en contra?
Desde mi punto de vista la ayuda inmediata es mejor instantánea que una fotografía. Quizá con esas 3 horas de espera esa niña se podría haber salvado. Quizá y solo quizá, abundan las imágenes de muertos que ya conciencian al mundo. Muertos a la hora de comer, muertos en los periódicos... ¿No son suficiente conciencia? ¿Para qué hacerlas también de casi muertos?

En fin.
Hola Eric :)

Proyecto de Escritora dijo...

Bueno, al menos no perdemos el sentido del humor, jaja!
A mi me pasa lo mismo, cuando voy por la calle me da la sensación de que siempre escucho la frase mas comprometedora o absurda de las conversaciones d elos demás.
Ánimo!!

Eric F. Luna dijo...

Cristina:
Alegrar el día es un cargo que me viene grande... a no ser que lo hayas dicho irónicamente, jaja.

Javi:
Aquí si esperaba que te dieras por aludido, amigo.

Bluesswing:
Insisto. Todo solucionado, el 7 de enero quedó atrás. Gracias.

Chica triste:
El argumento una mierda sin duda, la peli, bueno, no está mal.
Lo que comentas me ha recordado una conversación similar sobre esa fotografía con mi antiguo socio en la revista. Según tengo entendido manifestó su odio hacia su foto durante el resto de su corta vida. No se de qué pasta hay que estar hecho para eso.

Proyecto de escritora:
¿El humor?, según el día.
Y si es como tu dices, tienes un oído muy fino.

Un saludo a todos.

[..La chica triste que te hacía reír..] dijo...

Sí, bueno, odió la foto pero fue obra suya. Luego creo que se suicidó... Pero ahí queda la niña y el buitre del bueno de Carter.

Eric F. Luna dijo...

Así es, se suicidó. Lo que digo es que parece ser que el fantasma de esa fotografía le atormentó por el resto de sus días, según él mismo comentó después, nunca llegó a perdonarse el no haber ayudado a esa niña y haber esperado que muriera para sacar la "foto perfecta".

Para los que no sepan de qué foto se trata, es ésta: http://numerof.com/blog/wp-content/uploads/2007/03/kevin_carter.jpg

Un saludo.