11 mar. 2009

Humo (oda a una bocanada)


Voy detrás de ella, oliendo y disfrutando el aroma de su cigarro. Mis ojos se obcecan con su trasero. Majestuoso. Ese cigarrillo que humea entre sus dedos no es ninguna causa de muerte de millones de personas, sino el transporte de los besos que ella se reservó.
Y ahora ese humo me pertenece. Es mío. Recorre mi laringe de paso hasta mis pulmones. Me gusta ser su fumador pasivo. Me gusta ser adicto a sus bocanadas.
Deseo fervientemente todo el daño que ésto me pueda procurar.

10 opiniones:

bluesswing dijo...

Qué passione!!!, me encanta...el amor suicida, sin pensar en nada más.

Javier Illán dijo...

No tengo palabras, diría al más puro estilo Calamaro que nunca se convierta en un cigarro mojado.



Paz

Stultifer dijo...

Que la bocanada no sea letal.

Anónimo dijo...

Vaya, qué pedazo de escritor, ¿lo has escrito tú?, esta vez te has superado.
Lástima que te hayas inspirado en una chica que fuma y no tengo nada en contra de las fumadoras, que conste.

Khumeia dijo...

Hay quienes sienten la vida como una sutil caricia pero los hay quienes la viven en toda su intensidad. Tu post de hoy grita a cual grupo perteneces. Me encantó, sublime.

Un abrazo

Sero dijo...

el amor es así, sin más

yo calpurnia dijo...

Hola Eric... y a mi que no me gusta nada que los besos sepan a nicotina.. nada de nada..... ahora si, reconozco que, poético, es un rato largo... como aquello de remover las penas con el café.¿no?

besos (libres de humo)

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Pues aspira, aspira con ganas...

franxu dijo...

muy buena troton!!

Eric F. Luna dijo...

Dios!!! Que olvidados tenía los comentarios de este post...

Bluesswing:
Sale así. Es como tú dices: amor suicida, jaja.

Javi:
No tengo claro qué responderte al comentario de Calamaro, jeje...

Stultifer:
¡Esperemos que no!

Anónimo:
Gracias. Yo solito, sí... Pero tranqui@, otro día me inspiro en una que sea adicta al licor de flores.

Khumeia:
Muy agradecido por el comentario. La vida mejor así, como un libro abierto.

Sero:
Las cosas más sencillas de la vida se definen con pocas palabras.

Calpurnia:
Pese a la halitosis del relato, gracias por el comentario.
Sí, aquí se dejan entrever mis vicios, jaja.

Paco:
No, que hiperventilo.

Francho:
Gracias, tío. Un placer verte por estos lares.

Saludos para todos y todas.