17 jun. 2009

He vuelto... para irme

¡Cómo son las cosas!

Uno intenta que no le afecten las cosas del mundo exterior: el trabajo, el estrés, las conversaciones recogidas por la calle, la lluvia en junio, la tensión política intercontinental, la subida del petroleo y el tabaco (que vienen siendo lo mismo), la bajada del Euribor (¡Bien, coño, bien!)...

Pero es imposible.

Uno está hecho de todas esas cosas, y la mayoría de las veces ni te das cuenta.

Hace ya bastante tiempo que dejé abandonado este blog. En principio fue por causas de fuerza mayor: independencia de la casa de papá y mamá, ausencia de internet, etc, etc.
Pero finalmente, todo esto acabó convirtiéndose en una gran excusa con la que librarme de hacer algo que ya no me apetecía seguir haciendo: Utilizar la escritura para lanzar ladrillazos a diestro y siniestro... Una crisis por aquí... ¡toma ladrillo!, alertas pandémicas por allá... ¡toma ladrillo!

Puro Olor a Incienso, como ya dije en un post anterior, se creó primero en formato de una serie de artículos para una revista cultural. En ellos, yo defendía a capa y espada mis argumentos y cargaba contra todo lo que mi intelecto pensaba que no era correcto... La poesía es un arma cargada de futuro, que decía Gabriel Celaya.
Yo hoy, definitivamente, arrojo esta 9 milímetros y vuelvo a coger la pluma con una única intención: el simple y llano placer de escribir y contar.

Aunque no me gusta la palabra fin, esto es el FIN de Puro Olor a Incienso.

Sólo me queda desearos lo mejor a todos los que alguna vez dejasteis una pequeña huella en forma de comentario, o a los que simplemente os gustaba pasar por aquí a leer y evadiros un rato.

Eso sí, esto no ha hecho más que empezar, sólo que esta vez en un nuevo blog llamado Los Dominios del Rey Cerilla.

Será un placer volver a encontrarnos por allí...

4 opiniones:

Bluess Swing dijo...

GOOD LUCK, honey!

Proyecto de Escritora dijo...

siempre que leo el anuncio de un blog que se cierra, me da un no se que´...pero bueno, si hay otro que se abre entonces lo visitaremos.
Un beso y suerte!

Javier Illán dijo...

Con el fin de Puro Olor a Incienso, el blog de mi gran amigo Eric, termina una etapa llena de distraídos momentos, llena de grandes letras.

Yo recuerdo una noche en la que me pasó un archivo .doc titulado como el que hasta la fecha era su bitácora. Esa misma noche me contó que había encontrado un trabajo nuevo en una revista cultural, y que el lo definía como hombre carpeta. Entre otros cometidos se encargaría de firmar una columna y que su debut sería ese archivo del que os he hablado.

De eso ha pasado ya un tiempo, la vida le ha dado muchas vueltas. Eric ya no se sienta en frente de su portátil, el cual ganó en un concurso literario, para enfrentarse a bucles de sonido y crear resonancia, sino para teclear entre el humo y la luz de un flexo las ciclópeas jácaras que su privilegiada imaginación nos regala.

Espero que podamos seguir construyendo con tus ladrillos nuestro castillo imaginario que nos proteja de pandemias en esta cuidad con todos los semáforos en rojo cerca de los Dominios del Rey Cerilla.

Suerte hermano.


Publicado en La Alacena, 21 de junio de 2009.

Eric F. Luna dijo...

GRACIAS a los tres por esa emotiva despedida, sobre todo a tí, Javi.

Veo sinceridad en tus palabras más allá de homenajes, tu estupenda retórica y otros títulos. Esas cosas que pueden leerse entrelineas en las palabras de aquellos que mejor ostentan poseer el título de AMIGO.

Eres un crack, no cambies nunca chaval.

Un gran saludo a todos y sed felices que es lo único importante por hacer.